compartir en:

La Ortodoncia se encarga de corregir la posición de los dientes y las anomalías de sus huesos.
Ente los beneficios destaca que un buen tratamiento ofrece el oportuno alineamiento de los dientes y normaliza la posición y el tamaño de los maxilares; de esta manera, los dientes pueden encajar bien entre ellos, procurando la completa masticación de la comida.
Al funcionar bien, los dientes no se dañan y se mantienen saludables, lo que asegura una larga vida a la dentadura; además, unos dientes derechos mejoran la sonrisa y, por tanto, la estética.
¿Por qué se producen los defectos en la posición de los dientes? Existen varias causas, pero las más frecuentes son la herencia familiar; el moderno consumo de alimentos blandos que merma el tamaño de los huesos para albergar toda la dentadura, y la pérdida prematura de dientes de leche.
Además, el hábito prolongado de chuparse el dedo o usar el chupón; la mala respiración por la nariz por inflamación de amígdalas o por alergias nasales y sus huesos correspondientes; ciertas enfermedades de las encías tienden a movilizar los dientes y dan lugar a una mala colocación.
¿Cómo se estudian los defectos de la dentadura? Al aparecer los signos iniciales de defectos en la dentadura es necesario realizar un profundo estudio de su gravedad, así como de las causas que los han producido. Para ello se obtiene una copia en yeso de la dentadura, se toman radiografías especiales y fotografías de la cara para observar su posible desfiguración estética.
¿Qué tipos de tratamiento hay? Existen varias modalidades de tratamiento, según el problema a corregir y la edad del paciente:
El tratamiento preventivo persigue la eliminación de los hábitos deformantes, generalmente en la dentición temporal (de 3 a 6 años).
El tratamiento correctivo es el indicado, cuando ya han salido los dientes definitivos (de 12 a 15 años).
¿Cuánto dura el tratamiento? El éxito definitivo depende de factores tan variables como la reacción de los dientes y huesos al movimiento. Un tratamiento de ortodoncia dura aproximadamente entre 18 y 24 meses.
¿A qué edad? Durante el periodo que abarca la niñez y la adolescencia, de los 6 a los 14 años, es cuando la mayoría de pacientes reciben el tratamiento de ortodoncia, en función de la salida de los dientes y muelas permanentes, y del crecimiento del maxilar y la mandíbula, cuyos defectos manifiestos requieren de una corrección inmediata.
Los dientes alineados ayudan a tener una boca más bonita y hacernos sentir más seguros, además a tener una correcta mordida, masticar mejor los alimentos y, por consiguiente, facilitar el  proceso de digestión.
* Es Cirujano Dentista por la UNAM, con especialidad en Ortodoncia.
Tel. (777)315 80 66

99.7%
de adultos opina que una sonrisa bonita es fundamental para una vida social activa.
96%
opina que una dentadura alineada resulta más atractiva para los demás.
74%
afirma que una persona con dientes mal colocados tiene menos aceptación social.