Uno: En “la mañanera” de ayer el reportero Ramón Flores, del periódico “Contrapeso Digital”, hizo dos preguntas al presidente Andrés Manuel López Obrador. Una: ¿puede un empresario estar por encima de la ley y tratar de someter a las autoridades municipales? (Se refirió a empresario José Alberto Contreras Luna, del auto cinema de la colonia residencial Vista Hermosa que fue clausurado por inspectores de PCC en días cuando ya causaba estragos la pandemia del Covid-19). Y dos: ¿se puede revisar el caso del subsecretario de Protección Civil de Cuernavaca (PCC), Gonzalo Barquín Granados? Además, Flores pidió que se informe (a la sociedad) de las causas por las que el subsecretario Barquín no puede llevar su proceso en libertad. AMLO respondió que sí, que se revisará el caso, ofreció que lo hará la Secretaría de Gobernación a través del subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, y detalló que éste recibirá las pruebas documentales y en video de esta situación. El periodista metió el gol al jugador de este partido que más le duele, citó una expresión del propio presidente López Obrador en su segundo informe de gobierno respecto a que en México no se violan los derechos humanos y no hay cabida para las injusticas… La secuela: En los primeros días de noviembre, el alcalde Antonio Villalobos informó en su cuenta oficial de Twitter que él y el subsecretario Barquín fueron notificados de un procedimiento en su contra. Escribió: “confío en el Poder Judicial”. Tres semanas más tarde, un juez de control le impuso prisión preventiva a Barquín y a Villalobos le prohibió acercarse al Palacio Municipal (el ex hotel Papagayo). Ese día el empresario Contreras afirmó en una nota que ambos acudieron a la audiencia de formulación de imputación para enfrentar el cargo de cohecho cometido por inspectores de PCC. La audiencia duró seis horas en las que Villalobos evitó la prisión preventiva debido a que su abogado Jesús García Aguilar exhibió un amparo concedido por un juzgado federal con sede en Cuernavaca. A esas alturas la andanada versus Villalobos había arrancado en dos frentes de batalla, el jurídico y el político, librados uno y otro en medios de comunicación tanto locales como nacionales mediante notas periodísticas y gacetillas financiadas por actores políticos que de tiempo atrás están identificados como adversarios del edil… Por su parte el comunicado de ayer dijo textual: “La política del presidente municipal Francisco Antonio Villalobos Adán ha sido siempre de apertura, legalidad y rendición de cuentas. En múltiples ocasiones, ha reiterado su respeto a las instituciones y su disposición a coadyuvar en cualquier proceso que abone a la transparencia y fortalezca el estado de derecho en que se desarrolla la convivencia social”. Lo que en las entrelíneas de la política se lee así: Villalobos se puso a disposición de Alejandro Encinas para, si éste lo considera necesario, detallarle en audiencia privada y personalmente-en-persona el cómo y el porqué de esta historia de motivaciones políticas y electorales. Al ser elemental, estará de más que Villalobos precise el fondo de este caso. Seguramente el subsecretario Encinas lo conoce por sí mismo y probablemente en más de una ocasión se lo ha comentado la secretaria Olga Sánchez Cordero. Lo que sucedió ayer en “la mañanera” estaba fríamente calculado. Todo esto en medio de otra papa caliente que también ha llegado a la portería de Gobernación: el rechazo por parte de los lopezobradoristas de Morelos a la alianza de Morena con el Partido Encuentro Social (PES) rumbo a las elecciones de junio próximo… (Me leen después).

Por José Manuel Pérez Durán / jmperezduran@hotmail.com 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado