La llegada de la Guardia Nacional (GN) va para largo. Sólo que tuviera docenas de miles de elementos le alcanzaría. Antes que en Morelos deberá estar en una, en dos o en todas estas entidades al mismo tiempo: el Estado de México, Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Guerrero, Veracruz y la Ciudad de México. Cuestión de prioridades. La cuna del mariachi es un aquelarre entre criminales y policías, en Guanajuato las mafias le hacen honor a la canción de José Alfredo Jiménez: “La vida no vale nada”; desde que en 2006 Felipe Calderón cometió la estupidez de declararle la guerra al narcotráfico, sus paisanos purépechas no han vuelto a saber lo que son la paz y la tranquilidad; aunque combatidos con uno que otro tiro de precisión por el gobierno de Claudia Sheinbaum, los cárteles chilangos no han dejado las extorsiones y los asesinatos; en Acapulco ha bajado un poco la inseguridad, pero no lo suficiente como para que el gobierno federal cante victoria. Dada la ola de violencia –creciente, imparable– que registra esta parte de México, los morelenses quisiéramos que la GN ya estuviera aquí, recorriendo pueblos y ciudades, conteniendo a la delincuencia, haciendo lo que los elementos de fuerzas estatales y federales no han podido lograr o conseguido sólo a medias. En tanto el tema de la seguridad sigue contaminado por declaraciones desafortunadas como ésta del comisionado estatal de Seguridad Pública, vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros, a quien, intentando imitar a AMLO, no se le ocurrió otra más que la frase sobada, acaso impropia de un marino militar aunque ciertamente acertada, de “combatir la violencia sin violencia”. O aderezado el asunto con buenas ideas, como una que en la misma ocasión compartió el secretario de gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, acerca de construir 27 cuarteles para la GN en predios de al menos una hectárea… de preferencia donados. Y en esa espera cruel, la realidad. Basado en números del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Consejo Ciudadano Estatal de Seguridad Pública y Procuración de Justicia recién confirmó detalles de la percepción social. En el acto de la presentación de la décimo séptima Feria Socializando la Prevención y Estadísticas Municipales que se realizará el próximo miércoles en Tepoztlán, señaló que aumentaron los casos de homicidios dolosos y extorsiones, que particularmente en el punto de los homicidios dolosos hubo un aumento del 40.4 por ciento comparado con años anteriores, las extorsiones subieron 742 por ciento y ¡242 los casos personas secuestradas!.. PRIMERO, el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales y Legislación, Héctor Javier García Chávez, dio como un hecho que la revocación de mandato estaría en los mecanismos de participación ciudadana en Morelos. Eso fue el 24 de abril. Precisó que la iniciativa contemplaba esta figura, pero debido a que el dictamen previamente aprobado lo había suprimido, diputados de otros grupos parlamentarios solicitaron aplazar “un poco” la decisión para armonizarlo con la discusión federal. Pero luego, el 19 de mayo, el Legislativo local aprobó la desaparición de la figura de revocación de mandato, dando marcha atrás al Consejo de Participación Ciudadana. Considerado como un “albazo”, con una sola abstención los diputados dieron luz verde a la reforma, pero solamente reconocidos como medios de participación ciudadana el plebiscito, el referéndum, la iniciativa popular y la rendición de cuentas. Conclusión: “maiceados” o no, al final los señores diputados de Morelos nada demuestran tener que ver con el lopezobreadorismo liberal, avanzado. Esto con el cabildo de Jiutepec donde, divididos los concejales, votaron tres en contra y seis a favor del dictamen enviado por el “Congrueso”… RECOMENDABLE, el Festival del Mariachi Tetelcingo 2019 será celebrado las tardes del jueves y el viernes de esta semana, en el Teatro Narciso Mendoza de  Cuautla. La entrada costará 50 devaluados pesos, una bicoca habida cuenta la calidad de los músicos de Tetelcingo, la comunidad morelense donde más grupos de mariachis hay, algo que, si incluso ignoran muchos cuernavacos, cuantimás los funcionarios fuereños… Y SI Cuautla hablamos, lástima que hayan suspendido la tocada “Croqueando por los animales de la calle”. Estaba programada para el sábado en la Alameda, pero, enemigas del mejor amigo del hombre, las autoridades cuautlecas se negaron a prestar el equipo de audio para el escenario en el que participarían ocho bandas de rock locales. De todos modos, los organizadores del evento agradecieron las donaciones de croquetas… (Me leen mañana).

Por: José Manuel Pérez Durán / jmperezduran@hotmail.com