Al no estar en juego la gubernatura, la alcaldía de Cuernavaca significará la joya de la corona, el cargo más importante de cuantos serán disputados en las elecciones de 2021.

 Ello sin dejar de lado las contiendas por las diputaciones locales y federales, sobre todo el puesto de legislador federal como antesala de la candidatura a gobernador del 2024.

 Por Morena: candidato natural a la reelección es el actual alcalde, Antonio Villalobos Adán, quien probablemente estará contra la diputada local y presidenta de la Junta Política y de Gobierno del Congreso Estatal, Alejandra Flores Espinoza, muy verde todavía y por lo tanto obligada a madurar rápidamente; y el diputado federal Alejandro Mojica Toledo, que suele jugar pero no arriesga, como ha sido su “estrategia” en los procesos electorales en los que ha tomado parte, brincando de un partido a otro a partir de las elecciones de 1985, cuando, no obstante ser postulado para diputado federal por aquel partido aplanadora, el PRI, perdió pero más tarde se hizo con una diputación local plurinominal por el desaparecido Partido Civilista Morelense y luego reapareció en las anteriores elecciones cuando ganó no por rentabilidad propia, sino gracias al imán del partido de Andrés Manuel López Obrador.

 PAN: Javier Edmundo Bolaños Aguilar, el mejor vertebrado políticamente de los aspirantes panistas, dos veces diputado federal y una local y presidente de la Cámara de Diputados para el primer periodo de la pasada Legislatura; Juan Carlos Terrazas, el actual presidente estatal del blanquiazul, uno de los carnales Terrazas que acapararon “huesos” en las elecciones de 2018, Daniel, de diputado federal, y Adrián, de regidor de Cuernavaca.

 PRD: algún otro y el ex secretario de gobierno Matías Quiroz Medina, si efectivamente tiene ya credencial de elector de Cuernavaca porque haya cambiado su lugar de residencia; PSD: Jorge Argüelles Victorero, con la imagen erosionada del partido en el gobierno o lo poco de la que quedó del mismo luego de que en las elecciones nacionales de 2018 perdió el registro nacional, por no obtener el 3% de la votación general, pero por uno de esos accidentes políticos y sociales que suelen suceder en las contiendas electorales conservó el registro estatal.

 PRI: Marisela Sánchez Velázquez, ex diputada federal e hija de Marisela Sánchez Cortés, el grupo sobreviviente del priismo de Morelos, la organización política que en las anteriores elecciones quedó postrada en el último lugar y será prácticamente imposible que se levante en muchas de las elecciones por venir.

 Y candidatos a diputados federales podrán ser casi en automático los presidentes municipales de cabeceras distritales, de manera destacada Rafael Reyes Reyes, por la importancia del municipio que gobierna, Jiutepec, y el reconocimiento al gobierno que ha desplegado con obras como el mejor alumbrado público de las cabeceras municipales de Morelos y la ampliación de horarios en los centros de salud.

 Los números vienen a cuento: según el censo de población y vivienda de 2010, el municipio de Jiutepec tenía 163 mil 427 habitantes y hoy debe rondar los 300 mil.

 La principal ocupación es la construcción, seguida de la industria gracias a los empleos en la Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca, trabajos formales e informales y en un plano menor el campo.

 Esto último como consecuencia del crecimiento demográfico del que en este sentido “Jiute” es el segundo municipio de Morelos.

 En septiembre arrancará el proceso electoral rumbo al 2021… (Me leen después).

Por: José Manuel Pérez Durán / jmperezduran@hotmail.com