Washington.- El presidente Donald Trump dijo que desplegará al ejército para vigilar la frontera con México en respuesta a la inseguridad en la franja y al eventual arribo de cientos de inmigrantes centroamericanos, ante lo cual ha pedido sean detenidos por el vecino gobierno para impedir su ingreso a Estados Unidos.

“Vamos a hacer cosas militarmente. Hasta que no tengamos un muro y la seguridad apropiada, vamos a vigilar nuestra frontera con el ejército. Es un paso enorme. Realmente no se ha hecho eso antes”, afirmó el mandatario, indicando que ha discutido la medida con el secretario de Defensa, James Mattis.

Hablando en la Casa Blanca antes de iniciar un almuerzo de trabajo con los presidentes de Letonia, Lituania y Estonia, Trump explicó que la medida es necesaria ante la debilidad de las actuales leyes migratorias estadunidenses.

Poco después, en conferencia de prensa con los tres mandatarios, Trump reafirmó su intención.

“Estamos preparándonos para que el ejército asegure nuestra frontera, entre México y Estados Unidos, y tuvimos hace poco una reunión con el general Mattis, y creo que es algo que tenemos que hacer”, manifestó.

Trump renovó también su amago de salir del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a menos que México ayude a Estados Unidos a controlar su frontera común.

“Vamos a estar haciendo cosas con México y ellos lo tienen que hacer, porque de lo contrario no voy a hacer el acuerdo del NAFTA. NAFTA ha sido fantástico para México, malo para nosotros”, insistió.

Trump dijo haber pedido al gobierno de México de manera “muy fuerte” hacer algo para detener la marcha de más de mil hombres, mujeres y niños provenientes de Honduras y Guatemala, y evitar que lleguen a su frontera y pueda cruzar hacia Estados Unidos.

“Ustedes van a tener que hacer algo con estas caravanas que vienen, y acabo de notar que la caravana, que está a mitad de México, viniendo de Honduras, se está dispersando muy rápidamente, porque México tiene fuertes leyes de migración como nosotros deberíamos tenerlas”, dijo.

Trump dijo que las leyes migratorias estadunidenses son tan débiles y "patéticas" que generan la risa en otros países, “y tienen que cambiar”.

“Necesitamos el muro, necesitamos la protección y tenemos que cambiar nuestras leyes de migración en la frontera y otros lugares. México, en este momento, parece que han dispersado grandes números de esa caravana, y vamos a ver qué pasa, pero nos estamos preparando en nuestra frontera”, reiteró.

El mandatario dijo que la prevalencia de las actuales leyes migratorias equivale a no tener frontera, y culpó de ello al gobierno del presidente Barack Obama, por asegurar de manera errónea que fue su administración que implementó el programa "detenido y liberado" para aquellos inmigrantes indocumentados que solicitan asilo.

“Esta es una caravana de mucha gente que proviene en este caso de Honduras. Si alcanza nuestra frontera, nuestras leyes son muy débiles, patéticas, ustedes no entenderían esto”, dijo al anticipar que muchos de estos inmigrantes podría quedarse por años en Estados Unidos antes de poder ser deportados.

Antes, en un mensaje en Twitter, Trump había intensificado el tono de su demanda para que la marcha de inmigrantes sea detenida en México antes de llegar a la frontera de Estados Unidos, advirtiendo que habrá consecuencias si se permite que continúe.

“La vaca de dinero NAFTA está en juego, así como la ayuda externa a Honduras y los países que permitan que esto suceda. El Congreso DEBE ACTUAR AHORA!”, advirtió.

Aunque Trump ha utilizado la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte como herramienta para tratar de ejercer presión sobre sus otros dos socios en el acuerdo en el frente comercial, el amago de este martes es nuevo.

TAGS EN ESTA NOTA: