Durante su gira por el norte del país, el mandatario Andrés Manuel López Obrador (AMLO) mandó al carajo a la delincuencia y les pidió que le bajen y que se porten bien a un grupo beligerante que existe en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Distinguió que "se está avanzado algo que es fundamental garantizar que haya seguridad, que haya paz y se está avanzado; no estoy diciendo que no haya problema, claro que hay pero estaba peor", sostuvo el presidente.

Ante cientos de sujetos reunidos en el evento, AMLO manifestó que: "Ahora tenemos más problemas haya en la frontera, Nuevo Laredo un grupo que está muy beligerante... ya al carajo la delincuencia, fuchi, guácala, es como la corrupción, fuchi, guácala".

Asimismo, reconoció que Tamaulipas en materia de seguridad estaba en una situación muy critica y en su opinión percibe que en este estado se ha ido calmando.

En su discurso se refirió a los jóvenes y externó que anteriormente se hacía creer que si estaba dentro de un grupo delincuencial era de mucho prestigio y hasta "tiraban mucho aceite", y se veían en las series de televisión con situaciones irreales como habitar en residencias, carros de lujo, mucho poder, ropa de marca, muchachas y muchos guapos y luego sometían a las autoridades, lo cual era irreal y lo único que producen es enorme daño a sus familias.

En particular, reiteró lo dicho este sábado en su gira, que quienes más sufren son las mamás de estas personas que se dedican a estas actividades ilegales, y enfatizó ya "chole con esto".

Queremos que los jóvenes tengan trabajo y fortalecer los valores morales, y que solamente siendo buenos se pueden ser felices y estar bien la conciencia, lo otro es lujo barato y no da felicidad.

Comento que van a haber campañas intensas para guiar a las jóvenes contra las drogas químicas como el crystal, que utilizan raticidas para hacerlas, y en un año se acaba la vida de estos muchachos. 

López Obrador despunto que será intensa la campaña de combate al consumo de drogas.