Como parte de los protocolos de la próxima reactivación de las escuelas, deberán atenderse las necesidades específicas de cada sector y entre ellos, el de planteles de nivel de pre-escolar es de especial atención, ya que los menores de 1 a 8 años pueden ser portadores, con o sin síntomas y factores de riesgo para personas mayores con otras enfermedades como diabetes, hipertensión, VIH y cáncer.

Así lo señaló la psicóloga y directora de preescolar, Itzel Luna Meza, invitada a la sesión de este jueves del Comité Municipal de Contingencia del COVID-19 (CMCC-19), quién precisó que está listo ya el procedimiento específico de 9 puntos para planteles de pre-escolar, entre cuyos lineamientos sobresale que ante un solo caso de COVID-19 deberá cerrarse el plantel.

En el momento en que se detectara ya fuera una educadora, un directivo, personal administrativo o de limpieza, niño o niña con síntomas, se deberá volver al confinamiento, debido a la rapidez de propagación del virus, lo que representa un riesgo para adultos con las enfermedades mencionadas.

La Doctora en Epidemiología, Ana Burguete confirmó que además de la imposibilidad de obligar a los menores de entre 2 a 4 años al uso del cubre-bocas, el riesgo para los adultos y adultos mayores resulta de la condición de que los menores de 8 años son portadores o “acarreadores” de enfermedades, de las cuales se pueden recuperar por su fortalecido sistema inmunológico, a diferencia de los mayores enfermos.

En materia de los protocolos, los niños usarán cubre-bocas en el traslado a la escuela y de regreso a casa, pero no durante la estancia en el plantel, el cual deberá contar con agua, jabón, gel antibacterial y cubre-bocas de remplazo; las instalaciones deberán ser constantemente sanitizadas, así como los servicios sanitarios y comedores.

Como todas las instalaciones y establecimientos, las escuelas de preescolar deberán observar las medidas de protección ya conocidas, así como circulación de personas en un solo sentido, no permitir el acceso a personas con síntomas, además de colocar mensajes de auto-cuidado y co-responsabilidad dirigido a madres y padres de familia y personal de la escuela, concluyó la psicóloga Itzel Luna Meza.