compartir en:

Cada vez que acudes a una gasolinera para cargar combustible, tienes ante ti un escenario muy probable: que te roben al darte menos gasolina de la que estás pagando.

Existen al menos tres formas, detectadas por las autoridades, para que tu auto reciba menos combustible.

1.- Los despachadores colocan la pistola en la boca del tanque, la pantalla del dispensario comienza a marcar los litros despachados, pero en realidad el combustible no cae, sino hasta pasados 12 segundos.

2.- Alterar electrónicamente el dispensario desde la consola de control volumétrico de las oficinas.

3.- “Se fue la luz” es un viejo truco para volver a poner la bomba en ceros.

De acuerdo a la nueva Ley Federal para Prevenir y Sancionar delitos cometidos en Materia de Hidrocarburos,  el castigo para los que vendan litros  de gasolina o diésel incompletos, será de tres a seis años de prisión y una multa de tres mil a seis mil salarios mínimos. Se trata de un delito que alcanza fianza aunque, si la pena final es mayor a cinco años de cárcel, se cancelará dicho derecho.

Mientras que se impondrán penas de 10 a 18 años de prisión y multa de 10 mil a 18 mil días a quien altere los sistemas de medición, permita o realice el intercambio o sustitución de otras sustancias por hidrocarburos.

Para que se pueda iniciar una averiguación previa será necesario que un órgano regulador o directamente la víctima interpongan la denuncia en la agencia del Ministerio Público Federal.

De las más de 11 mil estaciones de servicio que existen en el país, según la PROFECO, más de 2 mil están incluidas en su lista negra por no dar litros completos, práctica que dejaría una ganancia diaria a los despachadores de 1,500 pesos

En este sentido, La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) sugiere conocer la capacidad del tanque de tu vehículo o bien utilizar la aplicación “Costo de llenar el tanque de gasolina” que se encuentra en el apartado “¿Quién es quién en las gasolineras?” del sitio web de la Procuraduría.

TIPS

1.- Observa a los clientes de la gasolinera. Ver vehículos de transporte público y de carga es un indicativo confiable de que se trata de estaciones que expiden litros completos.

2.- Comprueba que la bomba tenga el holograma de Profeco y que ésta está en ceros al momento de despachar.

3.- Las bombas surten combustible en tres velocidades, pide al despachador que lo haga en la más baja. En la tercera velocidad es en la que se ha detectado el mayor número de irregularidades.

4.- Trata de cargar siempre la misma cantidad de dinero. Esto te permitirá identificar más fácilmente alguna variación.

5.- Lleva una bitácora de rendimiento.

IMPORTANTE. Si sabes o sospechas de una gasolinera que realiza acciones que podrían afectarle a usted o a cualquier consumidor, debe apuntar los datos de la gasolinera y acudir a la delegación de la Profeco más cercana a su domicilio.

MVS/Ana Lilia Galán