Las autoridades de una ciudad del norte de China emitieron una alerta sanitaria de nivel 3, la segunda más baja en la escala de ese país, después de que se detectase un posible caso de peste bubónica, informa la prensa oficial.

La Comisión Municipal de Sanidad de la ciudad de Bayannur (en la región septentrional de Mongolia Interior) reveló ayer que un pastor de la zona de la Bandera Media de Urad había sido ingresado en un hospital local en el que se le diagnosticó esa enfermedad.

Por ahora, el paciente continúa aislado en un centro médico en el que está siendo tratado, y permanece "estable".

La alerta de nivel 3 se mantendrá hasta finales de este año para prevenir y controlar posibles brotes de peste bubónica, según las autoridades locales.

En un comunicado, el Ejecutivo municipal pidió a los ciudadanos que sean más precavidos ante el riesgo de que se produzcan infecciones de persona a persona, y reclamó también que no consuman animales que puedan causar contagios de esta enfermedad.

Asimismo, solicitó que se informe de cualquier caso sospechoso de peste, ya sean pacientes que desarrollen una fiebre alta sin motivo aparente o que mueran de forma repentina.

 

La enfermedad, que causó la peste o muerte negra en la Edad Media, es causada por la bacteria Yersinia pestis y se transmite a través de moscas que son infectadas por los roedores. En la región china de Mongolia Interior las marmotas que viven en las zonas rurales son a menudo huéspedes de la bacteria.

En noviembre, funcionarios de Pekín dijeron que dos personas de Mongolia Interior habían sido diagnosticadas con la peste neumónica, otra forma de plaga causada por la misma bacteria. La peste neumónica es la única que puede transmitirse de persona a persona a través de gotículas respiratorias.

Si no se atiende, la peste neumónica (o pulmonar) resulta invariablemente mortal, mientras que la peste bubónica es mortal en alrededor del 30 al 60 por ciento de los casos que no reciben tratamiento, asegura la Organización Mundial de la Salud