compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Miles de católicos devotos del Santo San Judas Tadeo cómo cada 28 de octubre visitaron la iglesia de Jesús de Nazareth, ubicada en la calle Arteaga, mejor conocida como Tepetates, en el Centro de Cuernavaca.
Con veladoras, pulseras, imágenes y figuras de todos los tamaños, los fieles devotos de San Judas Tadeo, conocido como el Santo de los casos difíciles y desesperados, llegaron desde las 7 de la mañana a la iglesia en donde se ubica una figura de más de un metro y medio de altura.
Algunas personas acuden sólo a agradecerle un milagro que el año anterior le habían pedido con mucha devoción, otras van para pedir trabajo, salud o pedirle por algún familiar que se encuentra gravemente enfermo.
Salían y entraban los devotos templo, algunos llegaban por la calle de Clavijero, otras por Tepetates, dejaban alguna oración, una figura, una veladora, unos detalles que ellos mismos hicieron en agradecimiento a la protección de San Judas Tadeo.
Todo el día, la iglesia de Jesús de Nazareth se convirtió en un ir y venir de personas, de fieles católicos que en agradecimiento fueron a ver al ‘santito’ que destaca por su vestimenta y sus colores blanco y verde.
Niñas, niños, madres de familia, personas de la tercera edad, familias completas, algunos que iban a trabajar pero antes decidieron ir a dar gracias, estuvieron desde muy temprano en la iglesia.
“Yo vengo cada año, vengo en agradecimiento a San Judas Tadeo por todos los milagros que me ha concedido, sobre todo en mi trabajo y en la salud de mis familiares”, expresó Mónica Pereira, vecina del Centro de Cuernavaca, quien llegó ataviada igual que el su santo de su devoción.
En otro punto de la iglesia, una niña dibujaba y escribía algunas oraciones de San Judas Tadeo y regalaba a las personas que asistían a la iglesia; esa y otra de estas mandas son algunas de las que les caracteriza a los fieles devotos obsequien pulseras, imágenes, figuras y veladoras a quienes asisten cada año 28 de octubre a aniversario del santo de los casos difíciles y desesperados.

Devoción. Lo mismo niños, jóvenes o adultos se postraban ante la imagen del santo; algunos llegaron ataviados de verde y blanco, colores que distinguen a quien fuera uno de los apóstoles.

Por: CARLOS SOBERANES / [email protected]