Durante el 2017 el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) se vio obligado a suspender la operación de equipos de abastecimiento de agua en la ciudad, debido a la filtración de combustible por el robo y tomas clandestinas.
Así lo dio a conocer José Pérez Torres, director del SAPAC, quien mencionó que lo anterior además de provocar una afectación a los ciudadanos, también generó un gasto extraordinario al organismo descentralizado, ya que se destinan recursos para muestras de laboratorio y se hacen trabajos extras en beneficio de la población.
Explicó que en cuanto se presenta una fuga por tomas clandestinas de combustible, el organismo operador inicia con los procedimientos preventivos para evitar una contaminación mayor y afectación a los usuarios.
“Se detienen los equipos de abastecimiento que son contaminados por el combustible para no exponer a las familias, se tarda entre 10 y 15 días los resultados de laboratorio y se afectada a la población”, expresó.
Mencionó que el proceso es tardío porque se toman medidas preventivas, las tuberías y cisternas se revisan y se tiene que tener la certeza de que no hay riesgos para la población, por eso es que se toman muestras de laboratorio.
Informó que de los 20 casos que se registraron por tomas clandestinas de combustible, 16 son en el poblado de Ocotepec, por ello se ha insistido a las autoridades correspondientes realicen operativos en la zona para evitar más actos delictivos que ponen en riesgo a la población.
Por lo anterior, y por ser un tema delicado, insistió a la ciudadanía a que colaboren con las autoridades y presenten sus denuncias en cuanto detecten irregularidades o sospechen de alguna toma clandestina para detener a los culpables.

Por: CARLOS SOBERANES
[email protected]
Cuernavaca, Morelos