compartir en:

Los niños y los adultos mayores tienen más riesgo de asma por reflujo, señala la jefa del servicio de Fisiología Pulmonar e Inhaloterapia del Hospital de Especialidades del IMSS.
Señala que los problemas gastrointestinales a temprana edad, como el reflujo gastroesofágico, inciden en la aparición del asma en entre 2 y 3 por ciento de los casos, “motivo por el cual es importante que los padres detecten los síntomas cuanto antes y acudan al hospital”.
Agregó que aquellos niños, incluso bebés, “a los que ‘se les viene’ la leche o cualquier otro alimento después de comer, tienen mayor riesgo de desarrollar problemas de insuficiencia respiratoria como el asma”.
Manifestó que en el caso de los adultos mayores, el reflujo gastroesofágico podría llegar a los pulmones durante la noche, “y desencadenar graves bronconeumonías, ya que material gástrico llega a los pulmones”.
Precisó que, además de poner en riesgo la vida cada noche, el reflujo puede predisponer al asma en personas de la tercera edad que no tienen este problema.
Señaló que hay que tener precaución con las personas “que cursan los extremos de la vida, porque tanto el reflujo como la crisis de asma son muy peligrosos, causan por un lado una infección pulmonar que impida la respiración y por el otro una inflamación crónica que dificulte e incluso impida el acto respiratorio”.
En ese sentido, exhortó a la población a estar atenta a patologías estomacales. 

Prevenir. Ante enfermedades estomacales,  acudir al médico.