Cuernavaca, MORELOS.- Las crisis económicas y la desaparición del distintivo M, son dos factores por los que el sector restaurantero ha perdido calidad en la atención que brinda al cliente y la de sus instalaciones, señaló ayer el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Harry Nielsen León, al reconocer que el gremio requiere de una mayor profesionalización.
Actualmente, dijo que muchos de los negocios están sobreviviendo y han dejado de invertir, y a esto se debe que sus instalaciones y servicio presenten un retroceso o declive, refirió en respuesta a la crítica que recientemente una integrante del gremio hizo.
Agregó que en los últimos años, los negocios enfrentan el alza de precios, no sólo de los energéticos, sino de insumos básicos y renta.
A esto se suma la desaparición de programas federales, como el Distintivo M, con el que la Secretaría de Turismo incentivaba a los pequeños empresarios a mejorar sus procesos productivos y la imagen.
Sin embargo, dijo que la situación no es general para todos los restaurantes, pues en Morelos y Cuernavaca, como en cualquier lugar, hay de todo; negocios que ofrecen los más altos estándares de calidad para sus clientes, como los que se limitan en mantener sus precios bajos para conservar al comensal frecuente.

Problemática. El retiro de apoyos federales al sector y la crisis ha originado que el sector restaurantero haya disminuido los estándares en el servicio que presta.

787 restaurantes existen en la capital morelense, según el INEGI.

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA: