Cuando incluso muchos jóvenes se dan topes en la cabeza por no poder encontrar trabajo o no querer trabajar, en Morelos algunas personas de la tercera edad les dan el ejemplo.

Se trata de una pareja de abuelitos, Doña Ale y su esposo, quienes viajan algunos kilómetros en ruta con sus rollos de rosas para venderlos en la capital morelense.

De acuerdo con algunos usuarios de redes sociales, los martes se colocan por avenida Universidad y los miércoles desde la 1 de la tarde llegan a Chulavista, luego recorren San Antón hasta finalizar en el panteón de la Leona.

Cuando la venta no está buena, asegura el señor en un video compartido por la usuaria Ale OG, se va hasta Altavista.

Dan a 15 pesos las rosas de tallo largo y a 10 las de tallo corto.

¿Les comprarías?