En un barrio lejos del centro, pero en una zona transitada, fue inaugurado el primer restaurante caníbal en el mundo en la ciudad de Tokio, Japón; se llama “Resu ototo no shokuryohin”, que significa “Hermano comestible”.

Desde 2014 las leyes en Japón permiten la existencia de restaurantes de carne humana, bajo ciertos estándares que incluyen un alto nivel sanitario como en lo que al origen de la carne se refiere.

Fue un ciudadano argentino el primer occidental que visitó el lugar, quien narró que “es como comer cerdo”.

En el restaurante cocinan la carne con especias, por lo que –de acuerdo con los comensales- el sabor de la carne pasa desapercibido; el precio de un platillo ronda los mil 200 euros y la carne es “oficial” y procede de personas que venden su cuerpo antes de morir, asimismo elaboran embutidos y otras especialidades a partir de carne humana.