compartir en:

Jiutepec, MORELOS-“El edificio tronó, todo se caía, no podía caminar, me asusté porque tenía que sacar a mi nieta, por fin logramos salir, pero no podemos regresar a la casa por el riesgo de que se derrumbe”, dijo ayer con tristeza Manuela Marten Torres, quien vivía en la unidad El Pochotal.

Ella ha tenido que acudir a uno de los cuatro albergues que se habilitaron en el municipio de Jiutepec debido a que en Morelos no tiene familiares, ella es originaria de Veracruz, llegó a Morelos con su esposo, su hija y sus cuatro nietas.
“Todavía no sabemos qué sucederá, por lo que hemos escuchado no podemos regresar a vivir a ese lugar, no sabemos a dónde iremos, por lo pronto estaremos en el albergue en donde nos han tratado muy bien, tenemos dónde dormir, qué comer, atención médica y psicológica, pero sobre todo seguridad”, dijo.
Ella y sus nietas han permanecido todo el tiempo en el albergue mientras su hija y su esposo están al tanto de su casa y las pertenencias, pues durante el día deben estar vigilando por la presunción de actos de rapiña.
Ahora esperan que con el paso de los días, les puedan decir si su casa podrá ser habitable de nuevo, o tendrán que buscar otro lugar ante el peligro de que se derrumbe. 

Marcela García
[email protected]