CUERNAVACA, MORELOS.- Mañana 10 de Abril se cumplen 99 años del asesinato del General Emiliano Zapata Salazar, comandante del Ejército Libertador del Sur y, a propósito de la fecha, retomamos el fragmento del libro “Breve historia del zapatismo, tierra y libertad”, de Felipe Ávila, publicado por Editorial Planeta Mexicana para conmemorar el Aniversario Luctuoso del “Caudillo del Sur”.
Felipe Ávila inicia su exposición remitiendo al lector a los orígenes del Zapatismo para comprender sus efectos en el periodo revolucionario, pero también en la actualidad, cuando en Morelos la repartición de la tierra arrastró consigo un problema de incertidumbre legal.
Los orígenes del Zapatismo y la problemática agraria de finales del siglo XIX, principios del XX, se remontan al Virreinato, cuando tras la consolidación de la Conquista, la Corona española despojó a los pueblos originarios de sus tierras, bosques y agua, para repartirlos entre los conquistadores y las órdenes religiosas, en el siglo XVI. Los legítimos propietarios fueron despojados, desplazados y obligados a trabajar para las haciendas azucareras, el nuevo cultivo introducido por los españoles en el fértil valle del Cuauhnáhuac.
“Nació así el imperio de la caña de azúcar, (…) una de las agroindustrias más florecientes de la economía de la Nueva España, que sirvió para que los hacendados azucareros fueran uno de los grupos más poderosos de la sociedad virreinal”, escribe el autor.
La Corona Española legalizó la propiedad de la tierra a favor de los hacendados pero los pueblos originarios y ahora los mestizos no renunciaron a su derecho, como legítimos dueños; muchos pelearon en tribunales, pero morían antes de tener una respuesta a su favor.
En el Porfiriato tuvo lugar una notable modernización económica que incrementó la productividad azucarera, abarató sus costos y masificó el consumo del azúcar, e incorporó nuevas tierras, las que los campesinos rentaban para cultivar los productos de su dieta y complementar sus ingresos para sobrevivir.
A pesar de que entre 1899 y 1908, la industria azucarera ocupó 150 por ciento más mano de obra, los empleos eran temporales y los campesinos, sin tierra para rentar, ahora padecían más pobreza y dominación.
La presión de los campesinos en rebelión, se conjuntó con la presión política que en 1910 impuso al Porfiriato el movimiento Maderista y en la escena apareció Emiliano Zapata Salazar encabezando a los campesinos del sur en contra de la explotación de los hacendados y con un reclamo original por la tierra arrebatada en el origen del periodo colonial.

"Nació así el imperio de la caña de azúcar, (…) una de las agroindustrias más florecientes de la economía de la Nueva España, que sirvió para que los hacendados azucareros fueran uno de los grupos más poderosos de la sociedad virreinal.” Autor del libro.

Movimiento
La presión de los campesinos y la presión política contra el Porfiriato en 1910, ocasionó que en la escena apareciera Emiliano Zapata.

Poder
El imperio de la caña de azúcar dio poder a los hacendados en la sociedad virreinal.

150 % más de mano de obra se ocupó entre 1899 y 1908 en los ingenios.

 

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA: