Que uno de tus propósitos sea proteger el órgano más grande, la piel, porque se encuentra en constante exposición. Dentro de la amplia variedad de temas que nos pueden interesar de nuestra salud, el cuidado de nuestra piel está presente por ser la parte de nuestro cuerpo que se encuentra más expuesta al medio ambiente y con la que tenemos una relación cotidiana a través de nuestros    hábitos de higiene.

Es valioso considerar los efectos que las estaciones del año pueden tener sobre la salud de nuestra piel. Por ejemplo, en el invierno, estación en la que nos encontramos actualmente, es común que nuestra ‘dermis’ presente deshidratación y por tanto, problemas como la resequedad, las grietas y el enrojecimiento. Padecimientos que empiezan a presentarse desde el otoño como consecuencia de los cambios en el clima.

Por otro lado, la primavera y el verano comparten algunas consecuencias en común porque en ellos tenemos exposición al sol y temperaturas calurosas. De esa forma, podemos presentar manchas en la piel, hongos y enrojecimiento o quemaduras solares. 

Para prevenir la aparición de estos problemas hay algunos hábitos que podemos incorporar a nuestra vida, que nos funcionarán durante todo el 2020

Protector solar

  • Estamos acostumbrados a emplear protector solar en la época de la primavera y verano, pero descuidados su uso en la temporada fría. Es importante que incorporemos a nuestra rutina diaria, el uso de esta crema en la cara, el escote y el dorso de las manos, así como las partes del cuerpo que no cubrimos con nuestra ropa. Recuerda que, aunque el día no se observe soleado, los rayos solares siempre están presentes, influyendo en la salud de tu piel.

Higiene

  • Los expertos recomiendan realizar duchas diarias o, por lo menos, tres veces por semana. Cuida que el espacio donde las realices estelimpio y te permita relajarte; también cuida que los productos que utilices tengan un ‘pH‘cercano al de la piel.
  • Los ingredientes de los que están compuestos los productos que utilizamos para nuestro arreglo personal, son clave para la salud de nuestra piel. Apuesta por productos que tengan fórmulas altamente humectantes y que estén libres de isotiazolinonas, formaldehído y parabenos. 

Estilo de vida equilibrado

  • Sin duda, mantener una dieta saludable y mantenernos activos, siempre será el mejor aliado para cuidar de nosotros mismos. Para el caso particular de la piel, consume alimentos con Vitamina A, B, C Y E y evita el alcohol, café y chile. Además elige algún deporte que te motive a realizarlo por lo menos tres veces por semana.

Ropa

  • En la primavera y verano, busca emplear ropa que te permita transpirar el sudor, la tela ideal es el algodón. Mientras que, en el invierno, busca prendas que te mantengan caliente y protegido del clima en el exterior: chamarras y guantes para tus manos. Cuando estés en interiores no abuses de estas prendas que pueden generar sudor y, en consecuencia, irritación sobre tu piel.