Dos ingredientes componen una de las bebidas más refrescantes e idóneas para la salud del organismo: las semillas de chía y el limón. Esta preparación es ampliamente recomendada para consumir durante los días calurosos o para obtener ciertos beneficios.

 

Las propiedades de esta agua están dadas, en primer lugar, por las semillas de chía. Éstas contienen ácidos grasos omega-3 de origen vegetal, los cuales se caracterizan por sus diversos efectos positivos para el organismo. También son destacables las cantidades de ácidos grasos omega-6, que en cantidades adecuadas puede ser bueno para el cuerpo.

Pero el limón no se queda atrás. Esta fruta, aparentemente originaria del continente asiático, resalta por su composición rica en vitamina C y otra serie de vitaminas y minerales.

Entre otros compuestos presentes en el limón se encuentran el calcio, el yodo, el potasio, el fósforo y cantidades menores de otros minerales. También figuran la vitamina E, la vitamina A y la vitamina B6.

Estas características le confieren al limón propiedades para mejorar la salud del organismo. Algunas de las más reconocidas es su aporte en la formación del colágeno, indispensable para conservar el buen estado de la piel y en el correcto desempeño de varios procesos internos.

El limón también contribuye a fortalecer el sistema inmunológico, previniendo el desarrollo de diversas infecciones y enfermedades. Al tiempo que mitiga el daño causado por los radicales libres que deterioran las células, gracias a su acción antioxidante.

Después de conocer algunas de las características de ambos ingredientes, es posible comprender por qué el agua con limón y chía es una de las más recomendadas para propiciar el bienestar del ser humano.

¿Cómo preparar esta bebida?

Preparar el agua con chía y limón es muy sencillo. Los ingredientes necesarios son 30 gramos de semillas de chía, 1 litro de agua, el jugo de dos limones y azúcar o sustituto.

El primer paso para hacer esta bebida es remojar las semillas de chía. En un recipiente se debe agregar la chía y la cantidad de agua necesaria para cubrirlas, luego dejarlas reposar hasta que crezcan y estén más blandas.

Aparte, se debe lavar muy bien los limones, cortarlos y extraer el jugo. Se debe añadir al litro de agua y mezclar muy bien hasta que se integre. En este punto se puede probar la bebida y endulzarla a gusto, con miel, azúcar o el edulcorante de preferencia.

Una vez las semillas de chía estén listas, se deben añadir a la preparación anterior, sin necesidad de colarla, y revolver hasta que se obtenga una consistencia homogénea. Antes de servirla, se deja reposar la mezcla por 10 minutos.

Dependiendo del gusto, la bebida se puede tomar a temperatura ambiente o reservarla en el refrigerador hasta que enfríe.

Como señala el portal de gastronomía, Cocina Vital, esta bebida aporta una cantidad considerable de antioxidantes, que contribuye a reducir el riesgo de envejecimiento prematuro.

Esta agua también tiene propiedades depurativas, las cuales permiten eliminar las toxinas del cuerpo. Hay quienes, además, aseguran que la preparación puede tener efectos positivos para bajar de peso, por su contenido rico en fibra, que facilita una sensación de saciedad.


 

agosto

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado