En un mes se acabarán las campañas electorales y las encuestadoras serias señalan que por ahora van así: Argüelles a la cabeza, con Urióstegui un punto abajo y dos Matías Nazario. Al parecer, cinco atrás Sergio Estrada, seguido de Cipriano Sotelo y después, en un empate técnico, Honorina y Arizmendi. Los demás, aparentemente, ya se quedaron atrás.

La neta es que las campañas, como las vemos, han sido muy pobres porque la perversión de los supuestos líderes es mucha; hay más de diez de ellos que trabajan al mismo tiempo con diferentes candidatos y a todos les llevan a la misma gente, por lo que es una farsa que se vaya a votar por ellos.

La comparsa que acompaña a El Lobito, por lo que nos platicaron los miembros del grupo en la semana, son empleados del Ayuntamiento obligados para que vayan con él y le muestren su apoyo; pero ellos mismos nos señalaron que ni locos votarían por él y que están hartos, pero que no les queda otra, porque si no van los dan de baja.

Por lo que se ve, cada uno sigue su lucha y los siete primeros, al parecer, ya se separaron mucho de los demás.

Claro que falta mucho y tendremos que ver las impugnaciones, ya que se les ha encontrado bastantes gastos de campaña que se vuelan el tope y, como todos sabemos, aunque vayan adelante pueden descalificarlos y quedar fuera de la contienda.

El golpe fuerte en la semana fue para Urióstegui con la carta de las tres encuestas por 800,000 pesos que se publicó en Facebook. Habrá que ver que sea verdadero y, desde luego, la manera en que algunos están haciendo campaña repartiendo de todo.

Por lo que se habla de los distritos federales, al parecer el pleito está entre nuestra querida amiga Vianey Nájera, que lleva la delantera en el primer distrito, seguida por el actual diputado federal panista; el candidato de Morena no sólo no se ve, sino que ni siquiera pinta.

En el segundo distrito, Ricardo Dorantes del PAN va adelante, sacándoles una buena ventaja debido a su experiencia y carisma; atrás de él, Morena pisándole los talones y, por supuesto, en los otros tres distritos el pleito es contra Morena, a pesar de que en Jojutla, aparentemente, Amado Orihuela puede ganar de manera clara el distrito que ahora es de Jorge Argüelles.

En los locales, en el primero Lalo Maigre, Javier Bolaños y Mirna Zavala son los punteros, en el segundo se lo pelean mis dos parientas Lourdes Riva Palacio Lavín y Claudia Martínez Lavín, el tercero será, al parecer, para el Dr. Carlos Lupián, a pesar de que los morenistas se mueven.

Es muy especial el mapa que señalan las encuestas, los partidos están desdibujados y no se ve que partido ninguno, ni los mismos morenistas, tengan la influencia con que parecían venir como hace tres años.

Las definiciones, por lo que se ve, serán por las personas, no por los partidos, ya que la gente está hecha bolas.

A Sergio Estrada la propaganda en contra de AMLO y sus partidos le ha hecho daño; siendo éste uno de los partidos del presidente, la gente de muchos lugares muestra rechazo por el partido, lo que le quita rating al candidato.

La guerra está fuerte y, así como se ven zonas donde al preguntarle a la gente ésta asegura que votarán por Morena porque es la de Andrés Manuel que es quien les manda dinero, en los alrededores hay un movimiento para no votar por ningún partido que tenga que ver con él, primordialmente en el ámbito federal.

En los chismes de “Radio Pasillo”, sobre los candidatos, se dice que los oficiales son Argüelles y Cipriano, así como los de Graco son alfiles Urióstegui y Arizmendi en el PRI; hay candidatos de Graco en el PRD y, desde luego, en el partido de sus ex diputados que todos son su gente; señalan que se está metiendo lo más que puede y apoyando todas las candidaturas en lo posible para el Congreso, donde piensa tener mayoría para regresar al control del estado y dicen que ya llegó a acuerdos hasta con los que fueron sus grandes enemigos en su paso por el gobierno.

También Gayosso se mueve por su parte y lo poco que tiene lo usa para negociar influencia con los candidatos, por lo que librarnos del pasado no va a ser tan fácil.

Por lo que podemos ver, faltan los ajustes más fuertes y pueden caer los que van a la cabeza, pero estemos pendientes, habrá que ver también el resultado de la campaña del voto útil que, nos guste o no, tendrá su importancia.

Así las cosas, seguiremos atentos a ver cómo se acercan las candidaturas y sus definiciones antes del 6 de junio. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin