Dice la Presidenta de la Comisión de Hacienda que no hay rechazo, pero que el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac) debe justificar sus gastos. Y, con todo y el respeto que me merece el organismo electoral, ella tiene razón, pues si no justifica el gasto ¿cómo quiere que le den más dinero?

Por eso, el Congreso del Estado no otorgó un solo peso más para la realización de las elecciones, según acusó el Consejero Presidente del Impepac, Pedro Gregorio Alvarado Ramos, durante la sesión de Consejo el pasado sábado.

“Es lamentable y desolador que, pese al esfuerzo que este órgano electoral hizo en el proceso anterior para conformar un Poder Legislativo diferente a todos los que le antecedieron, sea esta legislatura la que castigue la democracia y ponga en riesgo el proceso electoral. El Impepac no es una institución que, en la improvisación, desempeñe la tarea fundamental de garantizar la transición democrática del poder público del estado de Morelos; existe un respaldo histórico de más de dos décadas de experiencia en la materia”, arguye.

Toda esa retórica está muy bien para el discurso, pero los números hablan y, si quieren más recursos, tienen que justificarlos. Ya les dieron 70 millones más que para el proceso anterior y así, a pesar de que muchas funciones las realiza el INE, no les alcanza el dinero; si es así la mejor manera de obtenerlo es ponerlo en blanco y negro.

Alvarado Ramos reiteró que se encuentra ante el mayor de los retos. Por un lado, sacar adelante el proceso más grande de la historia de nuestra entidad, como un caso atípico en todo el país con 23 partidos políticos participando activamente, y como ya lo hemos expresado en otras ocasiones, con un padrón electoral de más de millón y medio de potenciales votantes; y también con un eventual estadístico de más de 2 mil 500 casillas a instalarse. Añadió que ante el panorama crítico de salud provocado por la pandemia generada por el virus SARS-Cov-2 (Covid-19 o Coronavirus), que ha cobrado cientos de vidas de ciudadanos morelense, y de lo cual el órgano electoral morelense no ha sido excepción.

“Estamos preparados para la monumental tarea, se han generado los planes y las acciones oportunas conforme a las diferentes etapas del Proceso Electoral 2020-2021 para concretar y materializar los comicios del 6 de junio del presente año, en la medida de nuestras posibilidades administrativas y humanas; sin embargo, falta lo más importante, el recurso económico para su desarrollo”, afirmó.

Cerca de nueve mil aspirantes (más del doble del proceso anterior), que se dieron cita para registrarse y participar en este proceso electoral para renovar los Ayuntamientos y el Congreso local, eventualmente se les validarán sus registros para comenzar campañas el próximo lunes 19 de abril.

“Consideramos que se necesita materializar la voluntad de las autoridades competentes para dotar a este instituto de los recursos necesarios para el desarrollo de las elecciones. Desde noviembre del año pasado, nos han mantenido en vivo con un presupuesto insuficiente para el presente proceso electoral”, aseveró el Presidente del Impepac.

El órgano electoral indicó que se ha tratado de sorprender a la ciudadanía, afirmando que este instituto electoral ha recibido un cuantioso presupuesto para el multicitado proceso electoral, cuando en la realidad han contabilizado el monto y las prerrogativas destinadas a los partidos políticos, las cuales, por cierto, no sufrieron recorte alguno.

“Esta situación ha causado ya una merma en el desarrollo de las elecciones, el retraso en la generación justamente de los acuerdos que el día de hoy nos ocupan, y que deben ser sometidos al pleno del Consejo Estatal Electoral, son un claro ejemplo: personal y consejeros hemos redoblado esfuerzos para sacar adelante los temas; sin embargo, al día de hoy estamos operando con personal insuficiente en la Dirección de Organización y Partidos Políticos, y con la mitad del personal en la Dirección Jurídica, debido a recientes renuncias de colaboradores que no han soportado las jornadas extenuantes de trabajo que llegan a exceder las 24 horas”, se quejó.

Hizo un “respetuoso llamado” a los partidos políticos y ciudadanos que hoy exigen el cumplimiento oportuno de las actividades del proceso electoral, a que velen por la pronta entrega de los recursos económicos suficientes para el desarrollo de las presentes elecciones.

El Impepac refrendó su postura, expuesta tanto al Ejecutivo como al Congreso para ser auditado en tiempo real y garantizar que cada peso que se entregue será utilizado para los fines que corresponden. Y se mencionó también a este respecto que tiene diversas auditorias vigentes, de los años 2017, 2028 y 2019.

Asimismo, se hizo un llamado a los partidos políticos que han cuestionado el profesionalismo de esta institución, “con el único fin de desprestigiar el proceso con vista a garantizar su registro, a que se sumen a la construcción de acuerdos y tener unas elecciones transparentes. No vamos a caer y a ceder a chantajes que pongan en riesgo, aún más, la jornada del 6 de junio”, declaró.

En fin, que hay mucho discurso pero, al parecer, poca eficiencia en el trabajo. El proceso está en riesgo; y eso sí es grave. ¿Habrá quien tenga sensibilidad política y conozca realmente de procesos electorales para que opine, y que el gobierno estatal le haga el caso necesario para evitar que el actual proceso fracase? Un manejo eficiente del asunto es necesario para beneficio de todos. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin