A un poco más de cuatro meses de haber tomado las riendas del municipio, el presidente municipal de Cuernavaca, José Luis Urióstegui, señalo que no protegerá el gobierno de Cuernavaca a nadie que haya transgredido la ley, ante la presunción del extravió de dinero por parte de elementos policíacos de la Secretaría de Protección y Auxilio Ciudadano, dos de los cuáles han dejado de ir a laborar y uno más se encuentra desaparecido, por lo cual existe una denuncia que presentó la familia ante la Fiscalía General de Justicia del Estado.  

Lo anterior después de que hace un par de semanas elementos policíacos de la capital detuvieron a personas que traían consigo decenas de tarjetas de la Secretaría de Bienestar, además de dinero; se habló de alrededor de un millón de pesos, aunque extraoficialmente se dijo que fueron cerca de tres millones de pesos los que decomisaron los efectivos a estos transgresores de la ley.

El alcalde capitalino dejó en claro que el dinero que se decomisó se entregó, y los elementos debieron continuar con su prestación del “servicio regular”, aunque precisó que se enteró de que esos policías han sido amenazados, sin tener mayores efectos, para informar el motivo por el cuál dejaron de presentarse a trabajar a la Secretaría de Protección y Auxilio Ciudadano de Cuernavaca.

“Lo que me informó la secretaria (Alicia Vázquez Luna) es que la familia de uno de los elementos denunció su desaparición porque no lo ubican; mientras que dos más han dejado de laborar en la dependencia”, señalo el alcalde capitalino.

Fue enfático al señalar que su conocimiento de los hechos no es completo y se tendrá que investigar, por lo que adelantó que a los policías que han dejado de laborar y que fueron amenazados se les puede ayudar desde la Consejería Jurídica, y es de ellos la decisión de presentar alguna denuncia penal ante la Fiscalía General de Justicia para que incluso les otorgue alguna medida de prevención.

Fue contundente al decir que todas las tarjetas y el dinero con sus respectivas denominaciones fueron entregados a las instancias correspondientes, por lo que se deslindó de cualquier responsabilidad, y que agregó que, al parecer, el Ministerio Público Federal le dio seguimiento a la investigación, pero no se sabe si se judicializó o no. 

Reiteró que no tiene interés en proteger a nadie que haya transgredido la ley. “Cuando nos enteramos de la detención de las personas con las tarjetas de bienestar y el dinero, se pusieron a disposición. Si se dieran las circunstancias de que los elementos hayan ocultado información o retenido objetos o recursos económicos tendrán que responder por ello”, puntualizó.

Cabe señalar que se rumora acerca de un decomiso de tres millones de pesos y de la puesta a disposición de un millón de pesos en efectivo, sin que hasta el momento las autoridades lo hayan confirmado o desmentido, lo que nos parece muy bien, a pesar de que los cuernavacenses estamos esperando a ver que sucedió con las denuncias en contra del ex Alcalde de la capital morelense, el famoso “Lobito”, que más que eso es un raterito, y que se dedicó a depredar la ciudad con un conjunto de alcahuetes que también se llevaron su parte, por lo que los ciudados esperamos que el alcalde cumpla con su palabra de llevarlo ante la justicia.

La ciudad de Cuernavaca sufrió en los últimos tres años el atraso más grande de su historia, y la manera de robar de la administración pasada fue de una manera verdaderamente cínica, por lo que todos estamos esperando que se cumpla con la ley.

El nuevo alcalde ha dado muestras de que tiene ganas de arreglar las cosas en la ciudad, prueba de ello es el pago a PASA, que en verdad es un robo mediante un negocio de la administración que lo concertó con un contrato leonino en perjuicio de la ciudad, y él ha luchado porque no se suspenda el servicio a pesar de las necedades de una juez.

Los que le hacen más daño al edil son sus funcionarios, porque creo que se equivocan haciendo promesas que no pueden cumplir o no quieren; dicen que acabarán con el ruido de los antros, pero yo quisiera que se dieran una vuelta por el norte de la ciudad los viernes, sábados y domingos, cuando los antros funcionan toda la noche a todo volumen, sin importar si los vecinos duermen o no. Las declaraciones de la nueva funcionaria municipal dicen que acabará con eso y esperemos que cumpla.

Las promesas de los funcionarios de segunda son preocupantes, como el señalar que en Ocotepec pondrán orden, pero los días pasan y la verdad es que no vemos claro, y eso  va minando la confianza de los ciudadanos, así como la falta de resultado de las acciones en contra del ex alcalde. Así que, si no pueden cumplir, mejor será que no hagan declaraciones. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León

lavinleon@gmail.com
Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado