Sin duda alguna, Morena es el partido que más chance tiene de ganar, en el 2024, en el estado de Morelos, si ponemos como ejemplo las elecciones presidenciales de 2206, 2012 y 2018, cuando ganó la figura del presidente López Obrador.
Faltan dos años y el delegado de la misma agrupación dice que ya inició la preparación del proceso 2024; supuestamente, es un hombre tabasqueño cercano a AMLO y, dentro de lo que dijo, lo verdaderamente importante es que será un miembro de Morena el candidato y que no está considerado ninguno de los miembros del gabinete.
Por otro lado, el gobernador dejo fuera de la sucesión al Subsecretario de Gobernación, y a la lista de las “corcholatas” locales agrego a Víctor Mercado, Secretario de Movilidad y Transporte y al Secretario de Gobierno, Samuel Sotelo. Supuestamente, también el gobernador es un hombre cercano al presidente y uno de sus precandidatos, y publicó en redes sociales la foto de él con el ejecutivo federal en la última visita a Morelos.
Lo que hay que dilucidar aquí es a quién hacerle caso, porque mire usted la nota:  
     “El Partido Morena inició su proceso de sucesión interna con la convocatoria que emitió para la reestructuración de este instituto político. Primero, el 31 de julio elegirán a sus 50 consejeros -25 mujeres y 25 hombres- de los cinco distritos federales y quienes serán los encargados de elegir a su próxima dirigencia estatal. 
Es muy claro que el fundador, mandamás de Morena y hoy Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, tendrá mano en decidir quién puede ser quien los represente en la entidad morelense, y por ser amigo del mandatario Cuauhtémoc Blanco Bravo y, esto es importante, a quien necesitan para competir en los procesos electorales en la Ciudad de México, podría de igual manera ser considerado para decidir quién podría ser prácticamente su sucesor; desde luego sin importar el resultado que emane de las encuestas que se van a realizar previas a la elección constitucional. Todo mundo sabe que las encuestas son un pretexto para decidir la elección y que poco les vale la popularidad de los participantes, por que, además, no es garantía de que se respete al 100% el resultado que arrojen las encuestas, ya que éstas pueden ser manipuladas al antojo de quien ordena realizarlas, y con ello decidir no al más popular, sino a quien más le convenga a sus intereses personales y de grupo.
Sólo basta recordar la elección previa a la del 2012, donde el PRI anunció que su método de elección de su candidato sería la encuesta. En ese entonces, el mejor posicionado era quien fue alcalde de Cuernavaca, Manuel Martínez Garrigós; sin embargo, la candidatura se la dieron al ex líder cañero, y entonces dirigente tricolor, Amado Orihuela Trejo, lo que provocó un conflicto y una rebelión por parte de quien se sintió traicionado al no quedar siquiera en la primera o segunda posición del Senado de la República, como se había acordado.
Por lo tanto, las encuestas son un método que se puede utilizar por los dueños del partido Morena, para ellos decidir a su libre albedrío a quién poner. Por lo pronto, ya provocaron que los interesados a suceder a Andrés Manuel López Obrador en la presidencia, y a Cuauhtémoc Blanco en la gubernatura de Morelos, estén iniciando recorridos, los primeros por el país y los segundos por el interior del estado. Por ello, no será extraño empezar a ver personajes que visiten constante y permanentemente los municipios morelenses, como Rabindranath Salazar Solorio, Margarita González Saravia y otros como Rafael Reyes Reyes y Juan Ángel Flores Bustamante, alcaldes de Jiutepec y Jojutla, respectivamente, así como otros que se irán incorporando a los procesos, como Juan Salgado Brito y Manuel Martínez Garrigós, quienes han decidido levantar la mano para competir por considerar que tienen oportunidad de dar la sorpresa.
Lo importante es, primero, quién se quedará con el partido, y señalan que el gobernador apoya a su hermano Ulises Bravo, quien fue dirigente del Partido Encuentro Solidario; de ser así, las palabras del delegado sólo serán palabras, pues tendrá mano el ejecutivo local sin importar lo demás.
Ahora, si la candidatura es alguien con identificación clara con uno de los precandidatos, la definición será por ese precandidato si se respeta la asamblea, pero, como Morena funciona como el antiguo PRI, esperemos el dedazo y sabremos quién será.
Pero si los golpes entre grupos están muy fuertes y el Presidente de la República quiere que las cosas pasen tersamente, tendrá dos opciones por popularidad en el momento actual: el Presidente Municipal de Jojutla, Juan Ángel Flores, y por experiencia el Delegado del IMSS en Colima, quien ya fue diputado federal por Morena, el Dr. Juan Salgado Brito, que se lleva con todos y tiene experiencia de sobra. Así que a las cosas les falta un rato y las declaraciones alegres no significan nada; pero los movimientos están más que duros, durísimos. Por lo pronto, la senadora Lucía Meza quedó descartada por el propio delegado, y el ejecutivo estatal no la puede ni ver por su relación con Grákula, así que está eliminada desde antes, a pesar de sus anuncios espectaculares. 
Por su parte, el actual Alcalde de Cuernavaca adelantó que esperará los tiempos para lanzarse como candidato opositor a los morenistas; desde luego, sus posibilidades aumentarán dependiendo de lo que logre hacer en el municipio que dejó deshecho Villalobos Adán.
Así que hay que esperar y ver cómo se ponen los golpes por debajo de la mesa, los cuales ya empezaron. ¿No cree usted?

Por: Teodoro lavín león / lavinleon@gmail.com
 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado