En verdad, qué desapego con la institución que les da de comer a los trabajadores administrativos de la UAEM. Todos estamos sufriendo la inflación y la recesión económica que, desde luego, nos hace la vida más cara; eso lo sufrimos todos, pero lo que es increíble es la falta de solidaridad de esos trabajadores, que saben que no hay recursos en la UAEM y quieren sacarle más y trabajar menos, como si en serio estuvieran laborando muy bien, cuando acostumbran estar comiendo o pegados en la computadora, en Facebook, esto me consta, lo he visto y no me parece nada que sean tan cínicos. 

Que es error de quien los debería de supervisar, que es la Secretaría General y la administrativa de la universidad, es cierto, pero ellos saben perfectamente cómo y de qué manera trabajan.

Por lo pronto sí habrá clases en todas y cada una de las escuelas, anunció el rector Gustavo Urquiza, quien señaló que la Universidad garantiza la continuidad del semestre enero-junio 2022, además de que ofrece certeza a los más de 42 mil alumnos del nivel medio superior y superior, a pesar del estallamiento de huelga que comenzó al medio día de antier en la Máxima Casa de Estudios, y fue claro al señalar que, además, a toda la comunidad estudiantil se le observará puntualmente en todos y cada uno de los procesos de titulación, el servicio social y las prácticas profesionales, así como las actividades extracurriculares de índole cultural, artístico y deportivo, ya que, como lo señala en el oficio correspondiente, continuarán realizando sus funciones sustantivas, como son la docencia y la investigación y extensión de manera ordinaria, privilegiando la presencialidad; y  reiteró el compromiso con la formación integral de los estudiantes, así como el de continuar manteniendo los indicadores académicos que distinguen a la máxima casa de estudios de Morelos. 

Es interesante y da mucho gusto ver la posición de la Federación de Estudiantes de la casa de estudios que, mediante un oficio que fue publicado antier, señala que: “Para la Federación de Estudiantes Universitarios del Estado de Morelos (FEUM), el estallamiento a huelga pone en riesgo la educación de los más de 42 mil estudiantes que conforman la máxima casa de estudios.

El dirigente de la FEUM, César González Mejía, adelantó que promoverán instrumentos jurídicos para garantizar los derechos de los alumnos, y señaló que desde luego los estudiantes respetan la lucha de los trabajadores administrativos, por lo que aclaró que la huelga solo es legal en sus áreas de trabajo, por lo que las aulas son espacios académicos y estudiantiles y no podrán ser tomados, de lo contrario, se vulnera el derecho a la educación y se pronunció por ya no perder más tiempo de sus clases presenciales, puesto que requieren urgentemente recuperar el aprendizaje perdido por la pandemia del Covid-19, por lo tanto los derechos de los estudiantes no deben estar por debajo del de los trabajadores. 

En verdad da gusto ver la actitud de los estudiantes en la situación tan delicada que tiene en estos momentos la UAEM.

Por su lado, el Secretario de Gobierno Pablo Ojeda dijo que se apoyará a la UAEM, buscando que envíen más recursos federales, pues los de aquí, del Gobierno del Estado, dice, no les alcanzan.

En lo que corresponde al sindicato de académicos, éstos se sumaron a la determinación de la rectoría y no suspenderán las clases virtuales a pesar de la huelga que iniciaron los administrativos, de acuerdo con lo que anunció José Luis Galarza Espina, Secretario de Organización del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, ya que a pesar de las condiciones, y ante cualquier adversidad, los académicos de la máxima casa de estudios de Morelos no han suspendido labores; y puso como ejemplo de ello que no lo hicieron tras el sismo del 19 de septiembre del 2017, ni tampoco por la pandemia del Covid-19, con la única finalidad de continuar manteniendo a la UAEM como una institución de excelencia dentro de las 10 mejores universidades del país.

Señaló Galarza Espina que, no obstante el esfuerzo sin precedentes a nivel nacional de renunciar a su incremento salarial y de prestaciones contractuales en el año 2019, están en este momento a favor de proteger la educación de los estudiantes a través del diálogo y entendimiento, continuando en pláticas conciliatorias para la revisión salarial correspondiente al año 2022. 

Es importante señalar que el Sindicato de Trabajadores Académicos en redes sociales dice que muchos no alcanzan el salario mínimo, eso no es cierto solo es a los intendentes y a los de la facultad del deporte a los de más bajo salario y el planteamiento desde el inicio de la administración central fue nivelarlos al salario mínimo, para que quede claro.

La universidad ha crecido y, además, está manteniendo un alto nivel académico, por lo que es importante el apoyo de todos para que salga adelante; pero en realidad hechos son amores y no buenas razones, y quienes quieren a la universidad deberán reflejarlo en apoyo, pero en verdadero apoyo económico, que es lo que le hace falta para salir adelante. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León

lavinleon@gmail.com
Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado