A pesar de la pandemia, hoy en el grupo Empresarial Morelos habrá cambio de la mesa directiva de esta asociación civil con 27 años de historia en el estado.
Hoy por la mañana, su servidor Teodoro Lavín León, Vianey Najera, de Irene González, Esperanza Acosta, David Anguiano, Isabel Quevedo, Lourdes Olguín, Aída Hernández, Mario Alcaraz, Antonio Guerra, Alfredo Cortés, Baudelio López, Lourdes Marbán, Antonio Cabrera, Marinela Gándara, Lya Gutiérrez, Socorrito Cortés y Jonathan García Lourdes, tomaremos posesión como nueva mesa directiva del ya bien conocido grupo GEM.
Ante la autoridad competente protestaremos guardar y hacer guardar los estatutos de la asociación de una manera clara y transparente, e iniciaremos una nueva etapa, en la cual les pido que nos acompañen.
Creo que debemos todos, y aquí sí convoco a todos a participar de manera activa y consciente en beneficio del estado, a hacer cada día un grupo más fuerte, lo que es necesario para que podamos de una u otra manera coadyuvar en el desarrollo del estado.
La pandemia que nos ha hecho perder un año completo y quizá nos hará perder más, ha acabado no sólo con miles de vidas de los mexicanos y de más de 1,500 morelenses, lo que desde luego nos entristece, pues se ha llevado a familiares y amigos.
Como resultado de la misma, vivimos uno de los momentos más graves en nuestra economía y tenemos una crisis más fuerte que la del 29 del siglo pasado, cuando la gran depresión; eso nos tiene verdaderamente en una situación en la que muchos de nuestros paisanos no tienen manera de obtener los recursos para comer, y esto permite que la delincuencia crezca, pues cualquier cosa que le ofrezcan a un trabajador ya no remunerado lo capta debido a la crisis.
Es muy fácil verlo, nada más cheque el gran número de vehículos no nuevos, sino viejitos, que tienen abierta la cajuela y venden cosas de todo tipo, desde comida hasta lo más inverosímil, eso es resultado de la pobreza, de la falta de recursos para mantener a una familia; y no es por flojera, sino por falta de oportunidades, ya que la situación económica es cada día más difícil, y creo que los que tenemos la suerte de tener un trabajo y ganar una cantidad, grande o chica pero segura cada mes, necesitamos ayudar a todos los demás. Cada día más niños en las esquinas hacen gracias para pedir dinero, pues a sus padres no les alcanza; y además una bola de irresponsables camina por las calles sin tapaboca, lo que en este momento sería fundamental para que podamos detener la pandemia.
Por ello, desde el Grupo Empresarial Morelos queremos hacer un llamado a todos y todas para que podamos, de una u otra manera, convertirnos en una fuerza que sirva de punta de lanza para que juntos hagamos algo por Morelos.
La situación está tan difícil que hay mucho que hacer, pero hacer algo que valga la pena, no pintar banquetas o recoger algo de basura en una barranca que lo que necesita es que se cierren las descargas de aguas negras, no quitar la basura por encimita. Necesitamos hacer juntos algo trascendente, y en la mira tenemos en primer lugar una elección en puerta y necesitamos ver quiénes serán los candidatos, qué han hecho en la vida y qué resultados han dado, cuándo han sido autoridades, y si no averiguar de qué han vivido; checar que el exceso no esté en sus campañas porque, si gastan de más, después se lo van a cobrar a lo chino; y checar de dónde y el por qué están siendo postulados.
Agradecemos saber que hay muchos chapulines de los partidos, pero no sólo eso, sino conocer qué hay verdaderamente atrás de cada candidatura; quiénes mueven a los aspirantes y quiénes son también los que están detrás. La situación es tan difícil que, si no lo hacemos bien, nos vamos a arrepentir toda la vida, porque es en estos momentos difíciles, donde tenemos que sacar la casta y luchar por nuestro terruño.
Somos descendientes de Emiliano Zapata, del héroe más limpio del gran movimiento revolucionario del siglo XX en este país, quien tuvo la oportunidad de convertirse en un gran hacendado o empresario y rechazó todo por defender a su pueblo; eso es lo que todos necesitamos hacer para regresarle a Morelos y a Cuernavaca su lustre; necesitamos ser una vez más intransigentes y decididos. Hagámoslo por la fuerza de la razón, ahora es un momento crucial en nuestra existencia. Si no queremos seguir viviendo en la mediocridad, reunámonos y luchemos juntos, cada quien en su trinchera, pero como un solo objetivo: salvar a México y Morelos.
Los invitamos hoy a reunirnos en un gran conglomerado que sólo busque el bien común sin importar nada más que el beneficio de todos; eso es indispensable. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin