Muchas expectativas creó el debate de los candidatos a la Presidencia de la República; sin embargo, a pesar de que el formato fue más abierto que en ocasiones anteriores, llegó el momento en que se volvió aburrido y monótono. Desde luego, hay quienes le pusieron el “folclor”, como el candidato independiente apodado El Bronco, quien dijo varias cosas que al parecer tenían sentido al principio, pero que quedaron como una tremenda estupidez al rematar con la idea del corte de manos a los que roben y lo de las preparatorias militarizadas. Por un lado, él mismo podría quedar manco si se siguiera su propuesta, pues decía mi padre que todo rico es ratero, salvo prueba en contrario, y si no necesita las prerrogativas oficiales para hacer una campaña que necesariamente costará mucho dinero, será porque tiene fondos en abundancia y es muy rico. Y, por otro lado, lo de la militarización de las preparatorias es una reverenda estupidez.
Los ataques a AMLO fueron los mismos con los que lo han atacado cada uno de sus contrincantes durante toda la precampaña y los nuevos los hizo Meade, uno, con lo de los departamentos, y otro Anaya con lo de Bartlett al final que se perdió.
No hubo realmente novedades, lo más importante es que se dijeron muchas cosas insustanciales. Meade no sale de lo mismo y, con la pésima dicción que tiene, no se le entiende; necesita que lo enseñen a hablar en público. Y Anaya habla muy bien, pero con argumentos reiterados como la cantaleta del PRI “que ya se va”. Y puede ser que acierte, pero dicho como lo dice parece pitoniso de feria, en cambio no aclara lo de cómo se hacen 54 millones en un año y, de la manera soberbia en que habla, no deja la menor duda de cómo llegó a donde está, pasando por arriba de todos.
Margarita estaba mucho mejor maquillada, se le veía bien, se nota que estudió para el debate y ensayó arduamente; nunca contestó nada sobre su marido más que de manera lateral. Lo que no entiendo es qué hace ahí, si no tiene posibilidad. En fin, a mí me pareció aburrido y tuvimos que soportar a los comentaristas atacando como si ellos fueran los que debaten; no sé para qué se necesitan tres, bastaría con uno que modere y que sean los candidatos los protagonistas, porque a mis compañeros periodistas se les notó la línea.
Desde luego, en el post debate todos se dicen ganadores y lo festejan dejando ver que la farsa es mucha. Mire usted:
Los priistas de Nueva Alianza y verdes de Morelos dieron de inmediato como ganador a su candidato a la presidencia. Para el Presidente del PRI, Alberto Martínez González, Meade ganó al presentar la mejor propuesta; en ello coincidió con Jorge Meade, candidato a la gubernatura por el PRI en Morelos, quien respaldó las propuestas del candidato de la coalición “Todos por México”, José Antonio Meade Kuribreña, pues aseguró que se trata de las respuestas que los mexicanos esperan en materia de seguridad, al plantear un esquema mucho más claro que sus adversarios para el combate a la inseguridad y la violencia en el país. Fue concreto y muy definido, con contenido, aseguró el candidato a la gubernatura: “No cabe duda que las mejores propuestas con mesura y conocimiento las ha dado José Antonio Meade. Sin ataques y con el conocimiento que su experiencia como funcionario ha tenido”.
Jessica Ortega de la Cruz, candidata a senadora por Movimiento Ciudadano, aseguró que quien ganó el debate fue Ricardo Anaya porque, con claridad y contundencia, pero sobre todo con gran firmeza, presentó propuestas realmente posibles para la transformación de México. En este argumento coincidió con panistas y militantes del PRD en el estado.
Javier Bolaños Aguilar, candidato a Presidente Municipal dijo que durante el debate quedó muy claro que la demagogia, el populismo y las promesas electoreras las enarbola Andrés Manuel López Obrador. Ante ello, y tras acudir a ver el debate en su Casa de Enlace Ciudadano, acompañado del candidato a gobernador por Morelos, Víctor Caballero Solano, el dirigente estatal del PAN, Juan Carlos Martínez Terrazas, y cientos de simpatizantes y ciudadanos, señaló que la propuesta seria, la de fondo, con ética y responsabilidad, es la de Ricardo Anaya.
Lucía Meza, candidata a senadora por la coalición “Juntos Haremos Historia” dijo: “Los ataques de Ricardo Anaya y Pepe Meade no pudieron con las propuestas de gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO)”, a quien concedió el triunfo en el debate de ayer asegurando que salió airoso el candidato de Morena, “el candidato de la esperanza”.
“Fue una burla de Anaya y de Meade, que digan que pueden resolver el problema de la inseguridad, cuando formaron parte de los gobiernos más violentos - dijo- combatir la desigualdad, la pobreza y erradicar la corrupción como plantea Andrés Manuel será la clave para alcanzar la paz y, sobre todo, para terminar de tajo con la impunidad”, resaltó Meza; además reiteró: “Estoy convencida que López Obrador es la esperanza de México y que cada día convence a más mexicanos. Ya ni el fraude electoral frenará su triunfo el 1º de julio”. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...