El tradicional Baile de los Cuernavacos nació hace más de 25 años, mientras mis queridos colegas Francisco Guerrero Garro y Elena de Florencia y su servidor platicábamos a la salida de una conferencia del ahora Presidente de la Cámara de Diputados Porfirio Muñoz Ledo; ahí, en el restaurante La India Bonita comentamos que ya casi no nos veíamos las gentes de Cuernavaca, que el crecimiento después del temblor de 1985 había hecho que llegara mucha gente de fuera y que los cuernavacenses no nos viéramos.

Entonces quedamos en buscar un nombre y hacer una reunión para juntarnos; ahí mismo inventamos lo de Cuernavacos, porque se trataba de juntar no sólo a los nacidos en esta hermosa tierra, sino a los que habían crecido en nuestra ciudad, ese era el primer fundamento. En esa época, el gerente de La India Bonita era Ramón Campo Tenorio y, al pasar junto a nosotros, lo llamamos y le propusimos la idea; de inmediato se entusiasmó y nos ofreció que la hiciéramos ahí mismo, en el restaurante que fue la casa del embajador Morrow, que es parte de la historia de Cuernavaca.

Así lo hicimos y en plena primavera invitamos a todos los que pudimos para esa primera reunión, en la que jóvenes y viejos nos volvimos a ver después de muchos años. Fue un éxito tan grande que tuvimos que cerrar las puertas porque ya no cabía nadie; había sentados en las escaleras, en los pretiles y hasta en el suelo, pero la cara de felicidad de muchos de ellos al reencontrarse con sus compañeros de primaria o secundaria, vecinos o miembros de la misma colonia, le dio un ambiente totalmente festivo.

Ahí fue donde a mano alzada decidimos hacer el primer baile y fue electa por aclamación la famosa Irma Yolanda Matar y Matar, la querida “Gorda”, como la primera reina de los Cuernavacos, con la presencia de Margot Krause, quien de inmediato ofreció su nuevo Salón Casa Nueva para que se llevara a cabo el encanto a todos; y así, al año siguiente llevamos a cabo el primer baile.

Tenemos que reconocerle a la querida Margot que nos ayudó sobremanera, ya que como Las Mañanitas no es barato escogimos un menú muy sencillo de pollo y crema de espárragos, muy común en aquella época, y la sorpresa llegó el día del evento al que asistieron más de 500 invitados, quienes contentos gozaron de la fiesta, pero todo mundo se quedó perplejo cuando nos sirvieron crema de palmito, con salmón en salsa de limón, así como el clásico pie de mamey de Mañanitas; la verdad es que me asusté porque era de los menús más caros y me levanté para comentarlo con el gerente, quien me dijo que era una instrucción de la señora Krause porque Las Mañanitas era un éxito gracias a los cuernavacenses y que para ellos quería lo mejor, así que el precio sería el mismo que el del menú sencillo.

Todo mundo lo disfrutó y se bailó hasta altas horas de la noche; la seguridad era mayor que ahora, así que con esa tranquilidad disfrutamos de una noche sensacional con la coronación de mi querida y siempre bien recordada (q.e.p.d.) Irma Matar, la famosa “Gorda”, que tuvo una de las mejores noches de su vida.

Así empezamos cada año a organizar el baile, que es verdaderamente muy pesado porque repartir los boletos y cobrar es un verdadero trabajo; ahora lo podemos seguir haciendo gracias a la ayuda de las ex reinas, que venden cada una de ellas varias mesas, siendo las campeonas de venta Pita Monter y la “Chepita” Campo Tenorio.

Nuestras reinas han sido Esperanza Acosta Priano Velázquez, Gloria Quintana, Josefina “Chepita” Campo Tenorio, Claudia Martínez Lavín, Yola Tenorio, Doña Guadalupe Corona de Díaz Garcilazo, Piti Tabone, Pita Monter, Landy Lupián, Paulina Villasante, Andrea Palazuelos Bustillos, María del Carmen de la Fuente y este año será coronada, hoy por la noche, Rocío Pérez Fitz de Campos.

El ambiente que se crea en el baile es realmente formidable y ahora invitamos a todos los que viven en Cuernavaca, ya que, de acuerdo con la ley, después de diez años de vivir aquí ya son cuernavacenses.

Las intenciones son ayudar a una asociación de la sociedad civil organizada en las labores que realiza este año y el beneficio será para el Banco de Alimentos. Y desde luego, volvernos a ver en un evento que sólo tiene esa finalidad. Debemos de agradecer a Pancho Bernot y a Rebeca Krause de Bernot por todas sus atenciones, así como a todos los que nos acompañan, ya que sin ellos no podríamos realizarlo. Gracias, muchas gracias.

Amigos lectores, quiero informarles que me voy de vacaciones después de cinco años, así que regreso hasta el día 30 para reanudar con mi columnas gracias a todos y cada uno de ustedes.

 

teodoro lavín león
[email protected]   Twitter: @teolavin