Sin duda alguna, uno de los más grandes problemas que tenemos en Morelos y en el país es el crecimiento de la pandemia de manera alarmante, así lo informó nuestro diario el pasado domingo, y creo que debemos estar conscientes de que es verdaderamente un reto el tratar de contener una pandemia mientras existan autoridades tan irresponsables como las que tenemos.

¿Cómo no vamos a seguir teniendo un mayor número de contagios?, si los antros de la ciudad permanecen las noches completas abiertos, sin el más mínimo control ni sana distancia, y menos con tapabocas. Nada más y nada menos que con 413 personas confirmadas con COVID-19 se inició el fin de semana; de ellas 224 son mujeres y, en total, 42 se encuentran hospitalizadas en estado grave. Asimismo, se registraron nueve defunciones nada más en el estado.

La situación es tan grave que la Secretaría de Salud informa que el número de personas que comenzaron con síntomas en los últimos 14 días asciende a 1,634, que representan el motor de la epidemia, y que han rebasado a los casos sospechosos que, hasta el pasado viernes, el registro era de 1,398.

Y cómo no va a ser, si en Navidad y Año Nuevo la gente como loca abarrotó todos los comercios, cuando los antros siguen abiertos sin el menor cuidado. ¿Para qué gasta el Ayuntamiento en andar voceando en cada una de las colonias del Municipio si no cierra las principales fuentes de contaminación? ¿Cree que somos tontos y que no nos damos cuenta, y que con sus programas para justificar los gastos, creen que nos engañan?

La verdad es que qué mediocridad la de la autoridad; quienes salen a la calle lo ven, así que será mejor que busquen otros pretextos. Cuernavaca está como está por la irresponsabilidad de muchos que no se ponen bien el tapaboca y por el negocio de las autoridades que dejan abiertos los antros a cambio de “una lana”; ojalá sean ellos los que se enfermen y no los irresponsables comensales que han propiciado que haya crecido la cifra que sigue y sigue aumentando.

De manera exponencial, a ver si siguen votando por los irresponsables. ¿No cree usted?

Los precandidatos ya se están dando con todo, y al candidato del PAN le están publicando su fotografía en la que Graco le está levantando la mano, lo que sin duda le va a hacer mella. Al del PSD, que quiere ser de Morena y el Consejo -que es quien lo debe aprobar, no lo aprueba, sino todo lo contrario- ha recurrido ante el tribunal para pugnar por la coalición con su partido.

Por su parte, el ex gobernador no las tiene todas consigo, pues quien fuera el “sensei” de su administración municipal, Antonio Pedroza, ya no está aquí y el trabajo en la gubernatura realmente fue malo, por lo que buena fama no tiene y verlo es simple, sólo hay que recordar el “helicóptero del amor”; ¿y qué explicación va a dar acerca de que su secretario de policía sigue en la cárcel?

A Matías Nazario no lo quieren en el Ayuntamiento, andan tras su gente quitándole placas para sacarlo de sus casillas. Los demás partidos no la tienen sencilla y al PRI quién sabe a quién se le va a ocurrir poner, después de que el ex Gabriel Haddad los dejó colgados. Y el PRD quiere postular a Toño Sandoval, pero la marca lo descalifica, ya que nadie quiere saber nada de Graco. De los chiquitos, hay de partidos a partidos y “Podemos” va bien, pero está el de los Graquistas, al que le pusieron “Morelos Progresa”, en lugar de ponerle apropiadamente “Morelos: paraíso de los rateros”, que es lo que son sus miembros, lo que lo marca como el partidito más peligroso y hay que evitarlo. También hay un partido con letras verdes que tiene puro cartucho quemado y podemos decir que parece va bien, pero con dificultades primordialmente económicas. Y hay otros que difícilmente conservarán el registro. ¿No cree usted?

La que sigue creciendo exponencialmente es la inseguridad, el domingo hubo diez muertos en el estado, y se informó este lunes que se robaron cuatro vacunas del hospital Calero así esta de grave la situación.

El pasado jueves, en donde ahora está de moda el robo a casa habitación y en los supermercados, donde al parecer hay varios gerentes coaligados. Las pobres señoras, después de un empujón en los pasillos cuando llegan a la caja, se dan cuenta de que ya no traen monedero y el dinero desapareció con todo y tarjetas; y si se ponen abusadas y rápidamente lo reportan a los bancos las pérdidas de las tarjetas evitarán más saqueo, pero si no se percatan pronto, les saldrá bastante caro. Los asaltos a transeúntes son el pan de cada día y los comercios, con una mala temporada, todavía tienen que aguantar la pedida de piso de la delincuencia. Así las cosas, la inseguridad aumenta y no hay quien diga nada, que es lo más grave. ¿No cree usted?

Por TEODORO LAVÍN LEÓN / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin