compartir en:

Desde la madrugada, los feligreses de la capital se volcaron al chapitel de El Calvario y a la Iglesia de Gualupita, para venerar a la Virgen este 12 de diciembre.
Entre Mañanitas, brinco de chinelo y melodías dedicadas a la morenita, los habitantes demostraron el fervor que le tienen a la madre de Dios, que un 12 de diciembre de 1531 se apareció al indio Juan Diego en el Cerro del Tepeyac.
De esa fecha hasta nuestros días, el fervor por la guadalupana ha crecido, lo que lleva a la población a vestir a sus hijos de "inditos", y venerar a la Virgen con peregrinaciones, carreras, ferias y bailables.
En cada parroquia de la capital, los cohetes anunciaron desde temprano la celebración y a pesar de que no cayó en fin de semana, las iglesias lucieron abarrotadas.