Cuernavaca, Morelos.- Como sustraídos de la acción de la justicia fueron declarados el ex rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Jesús Alejandro Vera Jiménez y su esposa María Elena Ávila Guerrero, tras no estar justificada su inasistencia ayer a la audiencia donde fueron vinculados a proceso, por su presunta responsabilidad en el enriquecimiento ilícito.

La defensa de los imputados argumentó que sus clientes presentaron complicaciones médicas y mostraron una receta, aunque para la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción consideró como falso el documento, por lo que los abogados presentaron al médico Joaquín Salgado, quien rindió su declaración.

Por lo que tras escuchar la declaración del testigo, el juez sostuvo que no estaba justificada la inasistencia tanto del ex rector, como de su esposa, ya que pese a sus padecimientos bien pudieron asistir, por ello a petición del agente del Ministerio Público, el juzgador los declaró sustraídos de la acción de la justicia, al sostener que si bien tenían un amparo, ellos se pusieron en dicha situación.

De esta manera la Fiscalía Especializada durante la vinculación explicó que tanto Vera Jiménez, como María Elena incrementaron su patrimonio de manera injustificada haciendo uso de sus cargos en la UAEM, él como rector y ella como directora de Coordinación de Planeación y Administración de la máxima casa de estudios.

Tras escuchar los argumentos del Ministerio Público, como de la defensa juez consideró pese a que los abogados del matrimonio señalaron que no eran servidores públicos, si lo eran ya que el 19 de mayo del año en curso, que es cuando se inició la investigación, tras una denuncia anónima, ambos se mantenían en sus respectivos cargos.

Incluso dijo que la Fiscalía justificó los salarios y bienes que tenían antes de ser servidores en la UAEM, y lo que consiguieron una vez estando en el cargo, como autos y vehículos, así como diferentes depósitos que nunca fueron justificados por la defensa.

El juzgador abundó que entre la suma de los salarios de Vera Jiménez y Ávila Guerrero era imposible pagar una hipoteca de más de un millón de pesos por un domicilio, y así detalló cada una de las viviendas del matrimonio.

Asimismo el juez expuso que la defensa no presentó pruebas para acreditar que los diferentes depósitos eran de manera licita, por ello aseveró el impartidor hay documentos públicos que avalan los bienes adquiridos y no están justificados, dictando auto de vinculación a proceso.

Por: Omar Romero
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...