compartir en:
Embed video: 

Abordar el Metro en hora pico la mayoría de las veces es equivalente a soportar empujones, gritos, jalones de cabello y codazos que en la mayoría de las ocasiones damos y recibimos sin darnos cuenta, pues lo único que queremos es entrar antes de que la puerta cierre agresivamente.

Pero todos tenemos un lugar al que llegar, así que no queda más que soportar el estresante momento y contar las estaciones para llegar a nuestro destino.
Sin embargo, hay casos que salen de lo común. Un ejemplo de ello es esta mujer, que en lugar de apechugar los tradicionales empujones, decidió seguir peleando con una joven de quien aseguro la había empujado.

Cuando los jaloneos pararon,  la mujer gritó que la otra era la conflictiva, por lo que fue bautizada como #LadyConflictiva.