Una persecución aérea por parte de elementos de la Marina Armada de México, inició en Batamote perteneciente a Guasave, en Sinaloa, y culminó con resultados positivos en Sinaloa municipio, la tarde del lunes.
Lo qué para unos fue un espectáculo aéreo, para el gobierno federal fue un trofeo.

 

 

Según fuentes, dos tripulantes de la aeronave tipo Cessna con matrícula XB-ILR, se vieron obligados a realizar un aterrizaje forzoso, luego de ser seguidos por un helicóptero artillado de la Marina, al darse el aterrizaje, uno de los tripulantes logró huir mientras el otro fue detenido.

Trascendió, que la avioneta tenía residuos de droga por lo que fue puesta a disposición de la Fiscalía General de la República, junto con el detenido del cual se reservó su identidad.