compartir en:

Un coyote viajó 35 kilómetros empotrado en la parte delantera de un coche y, aunque usted no lo crea, sólo tuvo lesiones leves.

Esta insólita historia, que fue narrada por la conductora en Facebook, ya fue compartida más de 227 mil veces, tiene más de 62 mil comentarios y 440 mil reacciones.

Georgie Knox, una canadiense que iba de camino a su trabajo, atropelló al animal.

La mujer, que vive en Airdrie, en la provincia de Alberta, al suroeste de Canadá, confesó en un post en la red social que había escuchado un “crunch”.

Knox pensó que lo había matado, sin embargo, se dio cuenta minutos después de que el animal seguía metido en la parte delantera de su coche, y estaba vivo.

Explicó que, al detenerse en un semáforo, otra mujer le informó de que había un coyote incrustado en su coche.

Este pobre chico estaba mirando hacia arriba y parpadeando hacia mí”, escribió la canadiense.

Knox le dijo a la cadena canadiense CTV que se sintió mal cuando se dio cuenta de que el coyote había estado incrustado en su parrilla.

Me sentí horrible cuando me di cuenta de que lo llevé conmigo todo el camino de Airdrie. Pensé que él debía estar sufriendo y que iba a morir, así que estaba muy alterada".

El animal viajó sin sufrir ningún daño, desde Airdrie a Calgary, dos ciudades situadas a 35 kilómetros de distancia, aproximadamente.

Knox notificó a los guardas forestales, los cuales lo sacaron y lo llevaron con un biólogo que, determinó que no tenía lesiones graves y podía ser puesto en libertad.

Después, el animal fue liberado en el condado de Kananaskis.

¡Claramente la madre naturaleza tiene otros planes para este pequeño chico especial!”, posteó Knox.