La batería es una de las características principales que los compradores de teléfonos celulares analizan antes de optar por un modelo u otro. Su autonomía y tiempo de carga son determinantes para muchos usuarios, ya que de ello depende cuánto pueden usar su dispositivo sin tener que preocuparse porque se agote la batería. Sumado a estos dos aspectos clave de las baterías, surge otra pregunta: ¿conviene comprar modelos con batería extraíble?

Las baterías no extraíbles de los teléfonos celulares

Quienes buscan un nuevo teléfono celular, a menudo, comparan las características de las baterías que ofrece el mercado. Por lo general, los dispositivos móviles tienen baterías no extraíbles que permanecen dentro del teléfono. Esto no quiere decir que no puedan quitarse, pero sí que se necesitan muchas herramientas para hacerlo y el trabajo suele ser complejo. Estas baterías permiten que el dispositivo tenga un diseño mucho más ligero, característico de los modelos de alta gama. Además, están diseñadas para durar muchas horas. Esto quiere decir que si te gusta hacer apuestas online o ver películas en tu teléfono no tendrás que preocuparte por una rápida descarga. Sin embargo, tienen un gran problema: si la carga empieza a fallar, no habrá más remedio que cambiar todo el teléfono o invertir en costosas reparaciones.

Las ventajas de las baterías extraíbles

Aunque los teléfonos celulares que tienen baterías extraíbles no sean tan ligeros ni tengan acabados tan delicados, la principal ventaja de estos modelos es, precisamente, que pueden extraerse. Esto es muy útil, si planeas mantener tu mismo teléfono durante mucho tiempo, ya que, en caso de que la batería falle, te será muy sencillo reemplazarla por otra del mismo fabricante. Por otro lado, ni siquiera tienes que esperar a que este componente falle; puedes tener una batería cargada de repuesto por si la otra se agota y no puedes cargarla rápidamente.

Asimismo, las baterías extraíbles tienen otra ventaja crucial: en caso de que el teléfono se moje, puedes extraer la batería para secarlo más fácilmente y que el agua no dañe los componentes internos del teléfono. Sin embargo, los teléfonos que tienen este tipo de características son muy escasos en el mercado, por lo que tendrías que hacer una búsqueda exhaustiva para encontrarlos.

Entonces, ¿cuál elegir?

Pues, todo depende de tus propias necesidades. Si estás pensando en mantener el mismo teléfono por más de dos años, podría ser una buena idea buscar un poco más hasta conseguir uno con batería extraíble. Si, por el contrario, planeas cambiarlo en poco tiempo, lo mejor es optar por una batería no extraíble. Esto se debe a que es probable que, cuando cambies tu dispositivo, este accesorio siga funcionando bien, por lo que no habría necesidad de pensar en extraerlo. Además, estos modelos son mucho más estilizados y ligeros, por lo que son más cómodos de llevar y usar.

La batería de un teléfono es una de las características principales que analizan los compradores antes de adquirir un nuevo modelo. La decisión entre baterías extraíbles o no depende, principalmente, de cuánto tiempo quieras mantener tu dispositivo.

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado