CUERNAVACA, MORELOS.- La efectividad de las vacunas contra la enfermedad de COVID-19 está probada, pero deben seguirse todos los protocolos que indican los científicos en su aplicación, de lo contrario podrían ser no funcionales, afirmó el doctor Alejandro Sánchez Flores, investigador del Instituto de Biotecnología (IBT), de la UNAM.

En México ha comenzado a aplicarse lasvacuna de Pfizer a personal médico que trabaja directamente con pacientes de COVID-19, y entre sus particularidades es que se debe poner dos dosis. De acuerdo a las normas de aplicación, la segunda dosis de la vacuna deberá ser 21 días después de la primera; sin embargo, han comenzado a surgir versiones en diferentes partes del mundo de que con una sola aplicación habrá efectividad, por lo tanto, estarían descartando la segunda aplicación.

El investigador, también integrante de la Academia de Ciencias de Morelos (ACMor), puntualizó que dicha acción sería grave debido a que no serviría de nada aplicar una sola dosis, pues se deja sin efectividad la inmunización. “Esta decisión que quieren tomar de aplicar una sola dosis es alarmante, porque si lo hacen corremos el peligro de que la efectividad sea muy baja. Eso ya lo vieron en las pruebas clínicas de las fases uno y dos, entonces se determinó que la vacuna se aplique en dos dosis para ser más efectiva”, explicó.

Las pruebas están respaldadas por la ciencia y en este caso los gobiernos que están a cargo de la distribución y aplicación tendrían que tomar en cuenta a quienes han estudiado el virus SARS CoV2, y el desarrollo de vacunas. En México, a causa de COVID-19 las muertes se concentran en hombres y mujeres de 45 años en adelante, por lo que el doctor Alejandro Sánchez consideró que una vez concluida la vacunación a personal médico se debería inmunizar a este grupo de la población.

Por JOSÉ AZCÁRATE / jose.azcarate@diariodemorelos.com