compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Buscará el Partido del Trabajo reformas para acceder a la interrupción del embarazo de manera segura, por violación, para el segundo año.
Luego de darse a conocer la publicación de la Norma Oficial Mexicana 046 que establece que en las instituciones públicas están obligadas a practicar abortos en caso de una violación sin que la mujer presente pruebas, el legislador Edwin Brito Brito considera necesaria una reforma.
A unos días de iniciar el segundo año legislativo, el diputado por el Partido del Trabajo aseguró que en la agenda que manejará contempla temas a favor de la inclusión social y los derechos a una salud reproductiva plena de las mujeres.
“Propondremos reformas tanto a la Constitución del Estado como al Código Penal mediante las cuales se les permita a las mujeres de Morelos acceder a la interrupción del embarazo de manera oportuna y con la seguridad de que su integridad física estará a salvo”, dijo.
El legislador consideró que en la propuesta contemplan las causales en el Código Penal no como un método anticonceptivo sino como un problema de salud pública en el que miles de mujeres mueren por la práctica de interrupciones de manera insalubres.
Recordó que en Morelos las leyes contemplan cinco causales que permiten la interrupción del embarazo sin que las mujeres cometan delito, pero consideró que “no son suficientes para que las mujeres puedan acceder a la interrupción del embarazo de manera oportuna sin ser victimizadas, discriminadas y puestas a disposición de un Ministerio Público como si tratase de un delincuente”.
Por lo anterior, dijo el legislador que propondrá cambios legales para que las mujeres morelenses cuenten con el derecho a la salud reproductiva de manera plena y sin ser sancionadas por la ley”.

Sin protocolo
El artículo 119 del Código Penal señala que no es punible el aborto en los siguientes casos:
Cuando el embarazo sea fruto de una violación.
Por accidente.
Cuando peligre la vida de la madre.
Por alteración congénita.
Cuando la madre haya sido víctima de una inseminación artificial sin su consentimiento.

 

Por: Marcela García /  [email protected]