Hace rato tuve la clase de historia en internet en que mi maestro empezó a explicarnos que el ser mexicano no es sólo nacer en México, sino conocer sus raíces  y su cultura, recordó Beto a la hora de la comida y continuó diciendo que hay que aprenderse el Himno, respetar a la bandera y querer a nuestro País.

Doña Julia les gritó desde la cocina que se les estaba enfriando la sopa que comenzaran a comer y después platicaran y cuando vino a regañarlos se sentó en su lugar por lo interesante de la conversación.

Antonio el padre, felicitó a Beto por saber lo que es nuestro País. Bueno papá, intervino Sergio, esa es una parte muy importante y continuó diciendo que los de sexto ya habían estudiado que México es un territorio, con su propio idioma y su población. 

Eso es cierto, dijo don Antonio, pero dentro de nuestro País, existen muchos Méxicos. Está el de las grandes ciudades, el de los originarios, el de la gente que vive en los estados del norte, en las costas, en el sureste, el capitalino y hay varias diferencias entre una población y otra. Lo que nos une es el amor por nuestro México.

¿Quiénes son los originarios?, preguntó Beto. Y el padre le contestó que los de los pueblos originarios no son indígenas como los han bautizado los españoles desde el siglo XVI, sino son pueblos y personajes originales de estas tierras desde hace miles de años antes de la conquista. Las distintas culturas que tenemos en nuestro País nos da la base de nuestra identidad. No somos el resultado de la mezcla de los españoles con los “indios”, somos una sociedad multicultural, en la cual está integrada la cultura de África, de Asia, Latinoamérica y que tiene como base a las distintas culturas originarias que son milenarias con sus idiomas y sus tradiciones culturales que aún se usan y se respetan.   

Hay gente que con motivo de los malos dirigentes de gobiernos anteriores no han sabido explicar lo importante que es para el mexicano su historia, su cultura, sus Símbolos Patrios, su Himno Nacional y los bienes de la Nación los que casi se pierden por el afán de los gobernantes anteriores, la corrupción y los agresivos empresarios cuyo único fin es el dinero.

Existe el orgullo de ser mexicano frente al extranjero pero no así frente a sus propios conciudadanos, a sus amistades y a su misma familia, como el no querer hablar con los demás sobre el tema; el de reconocer a México como su propio hogar, siempre buscando lo extranjero.

Estar orgullosos de nuestra historia y pasado, así como de nuestras culturas, ser parte activa de ellas y tener nuestra propia identidad.

Dejar de criticar al prójimo porque no sea igual que el de países vecinos, reírse de su nacionalismo, tratarlo como un ser inferior y minimizarlo y hacer bromas de que no se ha sabido reconocer frente a sí mismo y ante el mundo, que nuestro país es rico en costumbres, en artesanía y en historia. Dueño de un pasado más importante que los antiguos países del orbe, en historia, en lenguajes, en vestimenta y en cultura en general.

No te olvides de la cocina mexicana que es una de las más prolíferas y reconocidas del planeta, añadió su esposa Julia. Un México orgulloso de una gastronomía más prolífera, sana y variada como la de más prestigio, donde se encuentran los alimentos esenciales para una dieta llena de esencias en sus coloridos y de variedad de sabores completa, como lo son los frijoles, el maíz, el aguacate y otras muchas frutas y leguminosas y los cientos de platillos que existen en todo el territorio mexicano.

Sin dejar de mencionar nuestras famosas plantas medicinales que han sido la base para curar muchas enfermedades y que aún se usan dentro de las culturas de los pueblos originales y entre la gente del campo.

En el area turística es difícil encontrar en todo el mundo la variedad de atractivos que tiene nuestro País, como las distintas culturas que guardan las historias más antiguas que las europeas o las asiáticas. De sus hermosas playas sus monumentos de la cultura Maya, Tlahuica, Teotihuacana, Mexica y muchas más, de su clima, de sus pueblos mágicos, de sus festividades únicas, de sus barrancas, de sus actividades acuáticas de los cenotes y las cascadas del sureste, de los mares de varios colores, desde el blanco, azul turquesa, azul marino a llegar al azul oscuro.       

Ya no digamos la gran variedad de pescados por todas nuestras costas y los mares que nos rodean, el tipo de mariscos que se encuentran en los ríos, las lagunas y el mar, de las más amplias especies, que en conjunto hacen de la cocina mexicana una de las más reconocidas del mundo. 

Dentro de los trabajos de artesanías mexicanas se encuentra una gama de cerámica de todo tipo y materiales como la internacionalmente conocida cerámica de Talavera del Estado de Puebla, la cerámica del Barro Negro, la cerámica de los distintos pueblos del Estado de Guerrero, la cerámica de Chiapas y la que se hace en casi todos los estados de la república.

Se tejen las hermosas blusas y todo tipo de vestidos con piezas deshiladas de Aguascalientes, las telas pintadas a mano de Morelos que se usan en faldas de colores con los monumentos de todo el País; pintadas de diseños como el Palacio de Cortés, la catedral del siglo XVI, el Jardín Borda de Cuernavaca, el Salto de San Antón, los vestidos bordados de San Antonino, Guerrero, los hipiles Yucatecos con sus calzones y encajes tejidos a mano en Crochet alrededor que llegan hasta el suelo, con sus vestidos de tiras de colores y tela tejida con algodón de cintura, las faldas y blusas de Oaxaca, los vestidos de Michoacán, los equipos de boda de la Costa Grande de Guerrero, las lindas túnicas Veracruz, y los vestidos de boda bordados a mano con tela de algodón, encaje de bolillo tejido, alforzas y grandes escotes, rebozos de Santa María, de Algodón Bordado y de Lana para la época de frio.

Al igual que las sandalias tejidas de “petatillo”  de Cuernavaca entrelazadas de todos colores, el huarache de llanta con tiras de alambre para la gente de campo, zapatillas de piel de tiras cruzadas y tacón bajo. La famosa Plata de Taxco con lo más hermoso en diseño, anillos, collares y regalos en plata con la más amplia gama de adornos de los caprichosos modelos artesanales. El material es de pura plata fina de 925.

Los Gabanes y vestidos bordados de la última moda del Estado de Jalisco y sus faldas largas de grecas bordadas con blusas y encajes de lo más exquisito, las faldas y queshqemetl bordados a mano en colores brillantes en forma de rombo con su hoyo para la cabeza y otras muchas piezas de vestir en el resto del País.

Ya sé porque somos mexicanos y por eso amamos nuestra Patria, terminó diciendo Beto.

Por: Rafael Benabib / rafaelbenabib@hotmail.com