Las discusiones que se han presentado entre la población mexicana han sido de lo más disímbolas y encontradas, con relación a la Guardia Nacional que el próximo Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador ha propuesto para cuando él ya tenga la Banda Tricolor en su pecho, ha producido críticas en gran parte de los políticos de oposición, de la opinión de la gente que siempre ha estado contra del cambio y las mejoras, respecto a las fuerzas armadas integren o no una parte de la Seguridad Pública.
Muchas personas estudiosas, varios analistas y la mayoría de los medios de información se le han echado encima por haber tomado esa decisión, seguramente al no haberla estudiado a fondo.
En primer lugar, la idea de López Obrador es tener a todos los estratos del País en una completa concordia, en especial a las fuerzas de protección a la ciudadanía, entre las que se encuentran: La Policía Federal, el Ejército y la Marina, para las labores de seguridad pública en todo México.
La Suprema Corte de Justicia de la Nación, emitió un fallo en el sentido de que es inconstitucional el que el Ejército mexicano pueda fungir como un cuerpo de Seguridad Interior, porque esa no es su función, sino cuidar la seguridad de la Patria frente a cualquier peligro que venga del exterior; ayudar en los trabajos a la sociedad civil en caso de alguna emergencia de origen natural, como un terremoto, una inundación o en cualquier hecho imprevisto.
Sin embargo, existe una emergencia en el País y es el de la inseguridad por falta de elementos policiacos para tratar de erradicarla. Con tal motivo, el próximo gobierno de México va a nombrar a la Policía Militar del Ejército, a la Policía de la Marina de la Secretaría de Marina, así como a la Policía Federal del País, a coadyuvar provisionalmente a la policía de México, en una Fuerza policiaca que llevará el nombre de Guardia Nacional.
Esta fuerza tripartita está formada como un grupo policiaco, con las mismas obligaciones y derechos que una fuerza civil policiaca. La parte de la Policía Federal estará dirigida por el Secretario de Seguridad Pública del Estado, los miembros de la Secretaría (de Militar) serán dirigidos por los altos dirigentes de la SEDENA y las fuerzas marinas, por la Secretaría de Marina de México.
La razón por la cual los mandos castrenses, ahora parte de la policía, es el que está formada por soldados de esa Secretaría, los que están preparados para defender al País de fuerzas extranjeras y tienen el entrenamiento que el País necesita. Lo mismo pasa con las fuerzas de la Secretaría de Marina, quienes están entrenadas para ser dirigidas  por los altos mandos de esa Institución.
Ahora, la pregunta de algunos ciudadanos es: ¿Qué se espera de la Guardia Nacional? ¿El que se termine con la delincuencia de cualquier tipo o se  saque a los militares de las calles? ¿El que sigamos defendiendo sin policía y sin Ministerio Público, que funciones o fuerza de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina?
¿O qué, quieren que las cosas queden como estaban, sin policía, sin investigadores, a la buena de dios y que los robos, los asaltos, el cobro de piso de los delincuentes a la población en general, los secuestros y los feminicidios continúen?, porque sin la ayuda provisional de la Policía militar y la Policía Naval a las órdenes de la ley civil es necesaria, hasta que tengamos una policía lista para cuidar de la seguridad de la gente de los municipios, de los gobiernos estatales y de todo el País.
Se sabe que los miembros de la Policía Militar y de la Policía Naval están muy bien preparados para la seguridad de la ciudadanía, pero siempre a las órdenes de un superior militar, quien estará supervisado y comandado por el Presidente de la República.
El periodista e investigador, John M Ackerman, nos cuenta que en primera, en ningún momento se ha cambiado el Artículo 13 de la constitución, el cual deja perfectamente claro la esencia civil de la Guardia Nacional e indica que “las faltas y delitos cometidos por integrantes de la Guardia Nacional en el ejercicio de sus funciones serán conocidos por la autoridad civil correspondiente”. Ello implica que los integrantes de las fuerzas armadas, no gozarán del “fuero de guerra” que garantiza la impunidad de los militares los que sólo reconocen los grupos de militares.De la misma forma, el Artículo 16 de la constitución somete la actuación de la Guardia Nacional el que dentro de este Artículo existe la prohibición que explica que “bajo ninguna circunstancia, un detenido no podrá ser trasladado ni resguardado en instalaciones militares”.
Así mismo todos los detenidos o en investigación, deberán ser enviados al Ministerio Público, el que dará vista e intervendrá, exclusivamente con la ley civil para cada caso no militar. Como se propone incluir en el Artículo 21 de la constitución el reconocimiento de la jurisdicción de la Corte Penal Internacional de los Delitos de Lesa Humanidad cometidos en México, de los que los presidentes Calderón y Peña Nieto no han querido permitir la intervención de dicha Corte Penal Internacional (CPI) en México.
Según Ackerman, la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de incluir en la constitución ese reconocimiento, va a favor de la justicia y en contra de la impunidad. Ya no se ordenarán masacres y desapariciones forzadas desde Palacio Nacional, y si por alguna razón ocurre algún desacato de parte de las fuerzas de seguridad, no serán toleradas sino investigadas y enjuiciadas hasta las últimas consecuencias.

Es cierto que la Guardia Nacional en su inicio incluirá elementos de la Policía Militar y de la Policía Naval, además aquellos que provienen de la Policía Federal, pero esa disposición no implica que la Guardia Nacional sea una institución castrense, sino todo lo contrario. Esta corporación será un órgano Civil, Que de manera temporal tomará prestado de las Fuerzas Armadas algunos de sus elementos mejor capacitados en materia de protección ciudadana.

Por lo que en lugar de dejarle el poder a las Fuerzas Armadas y colocarlas por encima de las autoridades civiles, de esa forma el ahora presidente de la República Andrés Manuel López Obrador define las actuaciones de los militares a una nueva lógica civil de respeto a los Derechos Humanos.
Es necesario respaldar al señor presidente López Obrador, porque eso nos mantendrá unidos y podremos reclamarle si algo sale mal. El día de hoy 30 de noviembre es el más importante que hemos tenido en muchos años y se ha vuelto una realidad cumpliendo nuestras expectativas.
Aun no era presidente y ya se habían logrado muchas de las promesas que nos hiciera en campaña y también siendo presidente electo. Ahora que ya es el Presidente de la República nos va a responder mejor de lo que hizo en la Ciudad de México cuando su mandato.
El asunto de La Guardia Nacional no es menor, pero no sólo él sino el ciudadano que tiene el deseo de que las cosas mejoren, después de ser un País explotado por la delincuencia organizada de cuello blanco o no. Vamos adelante con toda la confianza que el Presidente Andrés Manuel López Obrador se merece.

Por Rafael Benabib / [email protected]

 



Loading...