Si tú eres una de esas orgullosas personas que portan barba como si de un trofeo se tratase y hasta la presumes cada vez que se te presenta la oportunidad (y cuando también) quizá deberías replantearte toda la situación y poner manos a la obra para mantener no sólo su aspecto sino su higiene, pues un estudio encontró que, por la cantidad de gérmenes en tu vello facial, es más peligroso besarte a ti que a un perro. 

Sí, la verdad es que hay muchos a los que la barba les queda como un accesorio ideal, pero la realidad con respecto a la salud es que no sólo contiene más bacterias que el cuello de un perro sino que los microorganismos que viven en ella son más peligrosos de los que habitan esa parte específica de un can.

El estudio que encontró esto fue hecho en Suiza, por la Clínica Hirslanden y tomó muestras de las barbas de 18 hombres de entre 18 y 76 años y el cuello de 30 perros de distintas razas.

Mientras que en todas la barbas se encontraron niveles altos de bacterias, sólo en 23 de 30 de los animales hubo este mismo nivel; además, más de la mitad de microorganismos en las barbas son considerados "potencialmente peligrosos" para los seres humanos.