compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Una regla financiera básica es que “el pago de tus deudas no debe ser mayor al 30 por ciento de tus ingresos netos (éstos son el dinero con que cuentas una vez descontados todos los gastos fijos -agua, luz, cable-), ya que de lo contrario podrías caer en una situación de insolvencia”.
Sin embargo, uno de los problemas más graves que demuestra el largo camino que hace falta recorrer en material de educación financiera, se refleja en las deudas sin control”, explica la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.
De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, sólo el 20 por ciento de los adultos en México lleva un registro de sus gastos, es decir, “hacer un presupuesto no es una práctica común”, no obstante es un ejercicio que debería practicarse cotidianamente, advierte la Comisión.
En este sentido, explica que llevar un control sobre los ingresos y, sobre todo, los egresos, ayuda a conocer la capacidad de crédito, esto es, el monto que pueden destinar mensualmente a cubrir pagos correspondientes a financiamientos (tarjetas de crédito, créditos automotrices e hipotecarios).
“No hacerlo puede meternos en serios aprietos y dar origen a que una deuda se salga de control”, es decir, caer en sobreendeudamiento, el cual no es otra cosa que tener deudas tan grandes que sobrepasan tu capacidad de pago, advierte el organismo defensor de los usuarios de servicios financieros.
Prevenir el sobreendeudamiento es realmente muy sencillo, señala el organismo defensor de los usuarios de servicios financieros, ya que basta con empezar a registrar en una libreta los ingresos mensuales (sueldo, entradas por ventas, vales, incentivos, comisiones, etc.), para luego anotar todos los gastos, comenzando por los fijos (renta, luz, agua, teléfono, entre otros) y el monto que vas a destinar al ahorro. Lo que te sobre, es tu capacidad de pago.

Resuelve el sobreendeudamiento paso a paso
Poner fin a esta situación requiere, sobre todo, un fuerte compromiso de tu parte para poner en orden tus finanzas a partir de un presupuesto, en el cual puedas definir claramente tu capacidad de pago.

Pon orden al caos
Obtén tus estados de cuenta y haz una lista de todas tus deudas:

Escribe en un cuaderno el nombre de la tarjeta, el saldo total de la deuda, la tasa de interés, pago mínimo  fecha límite de pago.

Coloca en primer lugar la deuda con el saldo mayor, concentra tus esfuerzos en pagar las deudas más altas, paga más del mínimo y a las demás destínales cuando menos el mínimo.

También puedes ordenarlas conforme a la tasa de interés, para poder dedicar la mayor cantidad de dinero a liquidar la deuda más cara.

 

Por: DDM STAFF / [email protected]