CUERNAVACA, MORELOS.- En Morelos existen tres obras del muralista Diego Rivera, una de ellas pasa casi desapercibida, a pesar de encontrarse en la vía pública, en pleno Centro de Cuernavaca.

Hoy, a 132 años del nacimiento del famoso pintor mexicano, hay un pequeño mural ubicado en el edificio “AnaCe”, que se encuentra sobre la calle Lerdo de Tejada, en el primer cuadro. 

Durante su estancia en Morelos, específicamente en Cuernavaca, Diego Rivera dejó una huella que actualmente se puede disfrutar, en la que plasmó su talento a través del mosaico veneciano.

Alfredo Velasco, gerente de Casa Rivera, ubicada en bulevar Juárez, explicó que el inmueble perteneció a Mario Moreno “Cantinflas”, quien utilizaba la propiedad como de fin semana y sitio de reunión con sus amigos Diego Rivera y Frida Kahlo. 

“En los años 50, Diego Rivera habitó la casa mientras realizaba un mural en el Palacio de Cortés. Como regalo para su amigo Cantinflas diseñó una obra que plasmó en la piscina. El Árbol de la Vida, y bajo su sombra, la diosa de la fertilidad Gaia, a los costados colocó libélulas prehispánicas o mariposas y, abajo un sapo prehispánico, lo que se considera el sello del Rivera“, relató Alfredo Velasco.

Entre 1955 y 1956 Diego Rivera trabajó en el mural de la piscina, pero también creó “El Ciempiés”, obra que se encuentra en la empresa Nissan. En esa misma época, en un edificio de Cuernavaca, creó un mural que actualmente está a la vista de cualquier persona que camine por la calle Lerdo de Tejada, en el corazón del Centro Histórico.

Froylan Zamora, propietario del edificio “AnaCe”, aseguró que el mural de Rivera se ubica en la fachada, y ha se mantenido por décadas. Primero fue una vecindad y ahora, en la planta baja es un estacionamiento y, en los otros pisos hay oficinas y despachos.

“Este edificio tiene un mural hecho por Diego Rivera, tiene la misma técnica y diseño de sus otras obras que están en Morelos y como la que está en el teatro Insurgentes de la Ciudad de México. En esta obra se pueda contemplar una milpa, larga y colorida como el campo de Morelos. Ahora, buscamos apoyo para rescatar esta obra y darle mantenimiento”, finalizó.

Marcela García
[email protected]


Últimas Noticias