compartir en:

 

Jiutepec, MORELOS.- Más de dos mil niños de preescolar y primaria pertenecienes a escuelas públicas y privadas de Jiutepec, ayer, fueron parte de la Comparsa Infantil que tradicionalmente se presenta en el carnaval para preservar el Brinco del Chinelo.
“La jornada matutina del último día del carnaval está dedicada a transmitir la tradición”, explicó el alcalde, Manuel Agüero Tovar, al señalar que la educación es la mejor forma de lograrlo.
La Comparsa Infantil se nutrió en esta edición de un número récord de alumnos, destacó el Presidente Municipal; agregó que ello es señal de que el objetivo de que la edición 2017 registrara mayor número de asistentes al que se tuvo el año anterior, de 200 mil personas,  se cumplirá fácilmente.
Ayer, desde las 10:00 de la mañana y hasta pasadas las 13:00 horas, la Comparsa Infantil hizo el tradicional recorrido, pues partió del costado de la iglesia de Santiago Apóstol, pasó frente al palacio municipal y terminó frente al atrio del recinto eclesiástico.
El “río” de personas, entre chinelos, chinelitos, profesoras, mamás, papás, músicos y acompañantes, se repitió una y otra vez; con niñas y niños luciendo sus trajes típicos y el tradicional gorro, al cual le pusieron múltiples adornos.
Agüero Tovar precisó que el ambiente más familiar que logra el carnaval es, precisamente, cuando se presenta la Comparsa Infantil y es con la idea de fomentar la tradición.
El Presidente Municipal dijo que esperaba que la cifra final de asistentes al primer carnaval de 2017 rondara los 300 mil.
La clausura se llevó a cabo ayer durante la noche y hasta el cierre de edición la autoridad reportaba saldo blanco.

"Terminamos con saldo blanco el carnaval 2017 y derrama económica significativa porque esta festividad permite ganar a muchos; desde quien habilita un baño para el público, o su patio como estacionamiento, hasta restaurantes y hoteles.” Manuel Agüero Tovar, edil de Jiutepec.

 

Por: Antonieta Sánchez / [email protected]