El homicida huyó de la guardería en coche y atropelló a varios peatones para después matar a su mujer e hijo. 

El ataque se suscitó en una guardería del noreste de Tailandia en la provincia de Nong Bua Lamphu. El agresor portaba una escopeta, una pistola de 9 mm y un cuchillo con el que apuñaló a varios menores. Empezó el ataque alrededor de las 12:30 hora local (1:30 ET), en imágenes obtenidas a través de la policía local, se muestran decenas de cadáveres en diferentes lugares donde se suscitó la masacre.  

El autor identificado como Panya Kamrab, de 34 años, era ex agente y había sido despedido el año pasado por consumo de estupefacientes, según la cadena de televisión tailandesa "Thai PBS". LLegó a la guardería después de la hora del almuerzo donde se encontraban unos 30 niños y empezó a ponerse nervioso al no encontrar a su hijo en el lugar. Por lo que abrió fuego primero contra cuatro o cinco funcionarios de la guardería y siguió su masacre en contra de más niños, según explicó una testigo que trabajaba cerca. Una de las víctimas es una trabajadora de la escuela que estaba embarazada de ocho meses. 

Tras el ataque el hombre huyó en una camioneta Toyota pick-up blanca y atropelló a varios peatones. Como resultado al menos 23 niños fallecieron, la víctima más joven tiene solo dos años. También hay 12 heridos. 

La policía de inmediato comenzó un operativo para dar con el responsable, pero poco después se reportó que se había suicidado tras matar a su familia. 

"Confirmamos que el criminal se disparó a sí mismo y ha muerto", apuntó la Policía en un perfil oficial de Facebook, mientras que los servicios de rescate apuntaron que antes de quitarse la vida también mató a su mujer y su hijo. 

El primer ministro de Tailandia Prayut Chan-O-Cha, ordenó este jueves una investigación urgente luego de que un exagente de la policía matara a 32 personas, entre ellas 23 niños, en un ataque contra una guardería. 

"Con respecto a este horrible incidente (...) me gustaría expresar mis más profundas condolencias y dolor a las familias de los muertos y heridos", escribió el primer ministro en su página de Facebook, donde agregó que pidió al director de la policía nacional "acelerar una investigación" del hecho. 

Se trata del peor tiroteo masivo registrado en Tailandia desde que hace dos años un soldado armado con un rifle de asalto que dejó 29 muertos y 60 heridos, en una base militar y un centro comercial. 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado