Se calcula que una persona produce unos 100 kilos de células de epidermis a lo largo de su existencia, y cada 28 días nuestra piel se renueva, el cual requiere un aporte constante de nutrientes esenciales para la piel como los minerales,  las proteínas y principalmente las vitamina E es parte esencial.
Su acción antioxidante neutraliza la acción dañina de los radicales libres que, durante el verano, aumentan debido a los rayos solares y que provocan la aparición de las denominadas manchas de envejecimiento.
Además, la vitamina E suministra nutrientes imprescindibles para mantener una piel bien estructurada y tersa. La industria cosmética lo sabe bien: una gran cantidad de productos dirigidos al cuidado de la epidermis (cremas sólidas y líquidas, mascarillas y tónicos) que contienen vitamina E, tienen la capacidad de incrementar el flujo sanguíneo, oxigenar y regenerar los tejidos, con lo que les aportan elasticidad y reducen la formación de arrugas.
Las propiedades de la vitamina E favorecen el cabello, que dañan la estructura capilar, evitando que el pelo se rompa y caiga. Por ello, la industria cosmética también la utiliza en champús, acondicionadores y tratamientos como gel y spray.
La vitamina E la podemos encontrar en algunos suplementos o pastillas, pero en este artículo te enseñaremos cómo usar la vitamina E en la cara.

Contra las arrugas
Con un alfiler previamente pasado en alcohol, toma el contenido de una cápsula de vitamina E y aplícala en las partes donde tengas más líneas de expresión. Si quieres hacerlo en todo tu cutis, no hay problema. La textura es grasosa pero muy efectiva. Pásala por tu rostro suavemente con movimientos circulares antes de dormir para que se absorba por completo.

Adiós manchas
Después de limpiar tu cutis, aplica el contenido de la cápsula sobre la piel con manchas y da un masaje circular. Déjalo actuar media hora antes de dormir y hasta la mañana siguiente, retira con agua fría. Para mejores resultados, hazlo mínimo 5 días a la semana.

Ahora ya lo sabes, utiliza la vitamina E a favor de tu piel y si eres constante, notarás los cambios a partir de la primer semana de uso.