compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Las calles de Cuernavaca y las principales plazas de Morelos tienen nuevos inquilinos. Se trata de los pokemones, pertenecientes a una familia de “realidad aumentada” con origen en la aplicación “Pokémon Go”, un juego de internet que atrapa la atención de los jóvenes, principalmente de aquellos identificados como la Generación Millennials, jóvenes que en el año 2000 llegaron a la vida adulta.
El Pokémon Go vino a revolucionar el mundo de los juegos de realidad aumentada porque moviliza a sus 21 millones de seguidores, los mete en una dinámica búsqueda y ofrece oportunidades de negocios para quienes instalan Poker Paradas, traducidos en sitios de recarga, además las ventas que se inducen a través de las tiendas virtuales, explicó Alejandro Erazo, Comunnity Manager.
El tema de “Pokémon Go, ¿escape de la realidad?” fue conducido por Claudia Castellanos en el Foro Diario de Morelos, y de acuerdo con el Oscar Sanchez, profesor de Diseño Industrial en la Universidad Tecnológica Emiliano Zapata, la aplicación es considerada como una ‘pérdida de tiempo’, pero eso sucede con todas las aplicaciones de los teléfonos inteligentes, justifica.
En opinión del psicólogo, Alejandro Cruz, la aplicación del Pókemon Go genera adicción y aumenta el ocio de los jugadores. “Tengo un paciente que invierte hasta 14 horas en los juegos de video, es un caso similar a quienes practican esta aplicación”, afirma.
Esa calificación es reforzada por las últimas cifras oficiales de empresas especializadas en medir el impacto del Pokémon Go a nivel mundial, dice el Comunnnity Manager, Alejandro Erazo, porque hasta el 6 de julio la empresa Nintendo, creadora de esta aplicación, tenía un valor en el mercado de aproximadamente 19 mil millones de dólares pero para el día 18 del mismo mes, la cotización de la empresa rondaba en los 40 mil millones de dólares.

El más popular en la historia de EU
Antes de Pokémon Go Nintendo estaba prácticamente en banca rota pero ahora su mercado ha crecido de forma exponencial.

 

Por: JUSTINO MIRANDA /  [email protected]