El anuncio que en una “Mañanera” de la semana pasada hizo el Presidente de la República, acerca de que se echará a andar la termoeléctrica de Huexca ha traído muchas reacciones en su contra. La resistencia de un grupo de vecinos de la zona es real y está verdaderamente arraigada; quien trató de intervenir fue el Delegado Regional en el estado del Gobierno de la República, pero lo hizo mal y lo único que logró fue alborotar la gallera.
Hace unos meses, ese personaje llamó a reuniones que sólo trajeron mayor confusión y la muerte de uno de los líderes de la resistencia contra la instalación, lo que agravó la situación considerablemente.
Ahora anuncia el presidente que se abrirá, pues la inversión es multimillonaria, y se vuelve a desatar la molestia de los grupos, tan es así que señalaron: El Presidente de la República “miente en torno a la termoeléctrica de Huexca. Comete, además, una represión violenta” en contra de la resistencia. Sólo se ha resuelto el ocho por ciento de los 17 amparos y existen seis suspensiones vigentes, según lo declara el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, Morelos, Puebla y Tlaxcala, quien, muy molesto, señalo que el jefe del Ejecutivo Federal, Andrés Manuel López Obrador, utiliza su “posición” para “mentir, manipular y violar la ley”, con el objetivo de “impulsar un proyecto que, hemos demostrado los pueblos afectados tanto desde lo legal como en lo ambiental, los graves daños que traerá a los territorios y a las personas que habitamos cerca del volcán Popocatépetl”.
Asimismo, ponderaron que los procesos legales no están resueltos (contra lo que afirmó el mandatario). Dentro del “Proyecto Integral Morelos de los 17 amparos activos”, en el primer semestre del 2020, se mantienen 15 amparos; sólo el 8.5 por ciento se ha resuelto de “manera definitiva”.
Los dos que declara la Secretaría de Gobernación representan dos de ocho suspensiones que se resolvieron de una manera muy cuestionable. Actualmente, existen al menos tres suspensiones, lo que “impide el uso del agua para la termoeléctrica de los ejidos de Moyotepec, Tenextepango y Valle Velazquez”. Aclararon que estas acciones “impiden” la descarga de las aguas de “purga” de la termoeléctrica.
A la vez, recalcaron que el “sobreseimiento” del que habla la Secretaría de Gobernación, basado en el trabajo supuestamente “muy profesional” de un perito en hidrología, es “todo lo contrario”; se trata de un “problema de conflicto de intereses que el Tribunal Colegiado negó reconocer de manera grave, aun observándolo”.
Adujeron que “el perito oficial del amparo de San Juan Ahuehueyo” estaba en Conagua, es decir, en la autoridad reclamada, “por lo que no podía fungir” como esta figura oficial “… trabajando para una de las partes”.
Argumentaron que, en suma, sigue vigente el 91.5 por ciento de los amparos y por acordar el desahogo de pruebas periciales en “muchos de ellos”. Concluyeron que, en este caso, se están utilizando las estructuras de poder para “violentar la ley y los derechos de los pueblos, gritando en cadena nacional mentiras sobre la legalidad, para disfrazar la ilegalidad real”.
Estas declaraciones nos señalan que no existe el consenso con las poblaciones aledañas y menos con el frente que han formado; realmente, lo que ha faltado es un ente político que busque una solución, lo único que no se soluciona es la muerte, todo lo demás es factible de solución. Por lo que se puede uno dar cuenta de que falta oficio político dentro de la autoridad para llegar a un acuerdo con los opositores.
Hay quienes señalan hasta la maña como la opositora en Huesca, pero la verdad es que nadie sabe ni entiende por qué no se le da solución a una petición que en un principio sólo tenía que ver con el agua.
Al parecer, el presidente vendrá esta semana, pero una visita sera sólo por ese hecho y será difícil que se llegue a una solución.
Los campesinos enojados mantienen un plantón desde hace cuatro años en las inmediaciones del puente de San Pedro Apatlaco, entre los límites de Cuautla y Ayala. A causa de esa resistencia, no ha sido posible conectar alrededor de 250 metros de tubería para terminar el acueducto que proporcionaría agua a la Terminal de Ciclo Combinado. Señalan que son 15 los documentos que tenemos, no sólo dos, como dice el gobierno federal, y uno más que acaba de hacer el ejido de Valle de Vázquez “para impedir cualquier tipo de negociación con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para dotarla de agua”.
La situación en la zona es de tensión y se espera que reviente en estos días, y señalaron que “le están pisando la cola al diablo”; por ello, es necesario que “… se atengan a las consecuencias, porque va a llegar el momento en que esto va a reventar; no estamos dispuestos a dejarnos mangonear, ni amedrentar” afirman los campesinos.
La situación es difícil y el resultado tendrá que ver con quien le entre al toro por parte del gobierno federal, lo que no es sencillo. La zona es de gente aguerrida, así que fácil no la tiene el gobierno. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin