Apenas la gente terminaba de festejar el día de la Santa Cruz, tanto que las balas que cubrieron el Ministerio Público de Sultepec, en el Estado de México, fueron confundidos como cohetes, los hoyos en la fachada evidencian la magnitud de la agresión.

"Pensamos que eran por los festejos pero después nos dimos cuenta que era un ataque", se atreve apenas a hablar una señora que pide no ser grabada: el miedo se respira entre las personas que se atreven a salir.

Todavía no oscurecía cuando la balacera obligó a la población a encerrarse en sus casas, los mensajes difundidos por redes sociales pusieron en toque de queda al municipio y jurisdicciones aledañas, ayer.

La calma que presumen las autoridades quedó trastocada y no volvió a la cabecera, tanto que los padres decidieron hoy no llevar a sus pequeños a las aulas que permanecieron cerradas, así como negocios los negocios este miércoles.

El edil José Alberto Mejía Santa Olalla se pasea en su Jeep roja frente a la escena de los hechos y asegura que se realizan recorridos de supervisión, aunque no se atreve a decir que es lo que ocurrió en realidad, "se está investigando", añade.

Los convoy de seguridad pública recorren las calles, mientras el Ejército y Guardia Nacional montan retenes para revisar todo vehículo sospechoso que cruce por la demarcación, pero hasta el momento no hay ningún detenido.

En los accesos aún siguen los coches que fueron colocados e incendiados para impedir el apoyo de las fuerzas de los tres niveles de gobierno, después que los agentes pidieron auxilio al ser superados y acorralados .

Daños colaterales

Los disparos despertaron los instintos de supervivencia de la gente, un hombre de la tercera edad, apenas logró refugiarse en su vivienda otro quedó inmóvil abajo del vehículo que arreglaba de una falla mecánica.

Los minutos de balacera se convirtieron en segundos de terror para los habitantes que se cubrieron como pudieron, una mujer y sus hijos convirtieron su cama en su búnker para protegerse del tiroteo de los gatilleros.

Sin embargo, un joven no tuvo tiempo de cubrirse y resultó con lesiones, "se lo llevaron herido, pero nadie dice nada", asegura un vecino, mientras ve cómo el alcalde se pasea en un Jeep.

La región de "tierra caliente" es desde hace años el escenario de diferentes enfrentamientos entre autoridades de justicia y un grupo del crimen organizado que controla la venta como trasiego de drogas.

En la entrada principal un arco recibe a los visitantes Pueblo con Encanto, ahora existe incertidumbre y desconfianza entre los habitantes que tratan de retomar sus actividades diarias.

El saldo oficial que el gobierno tiene es de cuatro agentes lesionados en un hecho de tránsito cuando iban al apoyo, dos más en la emboscada, aunque ninguno pone en riesgo su vida, los agresores lograron escapar.

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado