Alejandro y María llegaron de Guerrero a Morelos para una mejor vida, pero no tienen trabajo

JIUTEPEC, MORELOS.- “Pedimos ayuda a la ciudadanía, autoridad municipal o del estado o quien pueda apoyarnos, no tenemos nada y somos padres de dos pares de gemelos, cuatro hijos en total, somos gente pobre pero honesta”, dicen Alejandro Maldonado y María Isabel Vargas.

“Venimos de Guerrero, allá vendíamos cocos y con la ganancia íbamos sobreviviendo pero con esto de la pandemia ya nadie nos compraba, por eso decidimos emigrar para acá a Jiutepec, al cerro de la Corona, en la calle Colima, aquí construimos una pequeñita casita de lámina, pero no tenemos ningún mueble y tampoco tenemos luz ni agua, nos iluminamos con velas”.

Al borde de las lágrimas, doña María Isabel Vargas, comenta, “Mis hijos no tienen ropa y casi nada de comida, cada día es una lucha por sobrevivir y lo hacemos de lo que los vecinos nos regalan, mi esposo no encuentra trabajo a causa de esta enfermedad del COVID que está matando a la gente y de cierta forma a nosotros también, porque no tenemos oportunidades de trabajo”.

Son seis personas en una casita de apenas unos dos metros cuadrados donde pernotan todos juntos, el terreno se los prestaron para vivir; les empiezan a apoyar poquito, pero les hace falta de todo y por eso piden la ayuda a la sociedad en general, ellos son Alejandro Maldonado González, María Isabel Vargas Santos y sus pequeños hijos, Jonathan, Angélica, Daniel y Xóchitl, son par de gemelos de cuatro y dos años de edad.

Por LUIS FLORES / local@diariodemorelos.com