China se suma a la historia convirtiéndose en el segundo país en aterrizar con éxito en Marte. Esta es la primera vez que el Gigante Asiático logra posar un módulo de aterrizaje en un planeta que no es la Tierra.

El artefacto se posó sin incidentes en Utopia Planitia , una vasta llanura en el hemisferio norte del planeta.

El exitoso aterrizaje marca un hito para el programa espacial de China. De esta manera, si todo va según lo previsto, el rover Zhurong recorrerá la superficie del planeta rojo durante al menos tres meses. Zhurong, llamado así por un dios de la mitología China, tiene un montón de instrumentos: cámaras, radares de exploración del subsuelo, detector de campos magnéticos y hasta un monitor de meteorología. Su objetivo es recopilar información sobre la composición de la superficie del planeta y su estructura geológica y clima.

China ha conseguido hasta ahora enviar a astronautas al espacio, lanzar sondas a la Luna y posar un robot en Marte, el premio más prestigioso en la competición por el dominio del espacio.