Miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) llegaron a la Catedral Metropolitana para la distribución de los equipos para el espectáculo de fuegos pirotécnicos de la noche del 15 de septiembre, tras la ceremonia de El Grito.

Un camión del Heroico Cuerpo de Bomberos también arribo al templo, en espera de la pólvora, se espera que sean entre seis y siete toneladas, que se emplearan en el espectáculo de luces y estará en una base que será instalada sobre la calle de Guatemala.

En esta ocasión y debido a que ya no existe el Estado Mayor Presidencial, institución que anteriormente se ocupaba del desarrollo de la ceremonia y de los dispositivos para disparar la pirotecnia, ahora serán los elementos del Ejército mexicano los encargados de esas labores.

Debido a las tareas que la Sedena efectuara en la Catedral Metropolitana, el templo cerrará sus puertas al público los días 15 y 16 de septiembre.

Ante los deterioros que sufrió el campanario del templo, en el sismo del 19 de septiembre de 2017, y que no han terminado los trabajos de reparación, para la ceremonia de El Grito se aplicara una grabación que simula el repique de las campanas.